Sujeto a un proceso de inversión turística

Privatizar las tragaperras para atraer al turista

Privatizar las tragaperras para atraer al turista

Dinamizar el sector turístico y ayudar a la creación de empleo en la región. Esta es la premisa a la que acoge el Cabildo de Tenerife para colgar el cartel de se vende al casino Playa de las Américas, situado en la localidad de Adeje. En un momento de contención del gasto público y en el que el debate sobre las competencias autonómicas centra la atención del Ejecutivo, la administración insular considera que tiene poco sentido seguir manteniendo la propiedad de los tres casinos que conserva hasta la fecha.

El primer paso para la desinversión ya se ha hecho. Con el apoyo de las tres fuerzas políticas de la región (Partido Popular, Partido Socialista y Coalición Canaria), el Cabildo aprobó el pasado 7 de mayo el pliego de venta de la sociedad. Como indica el presidente del Cabildo,Carlos Alonso, “no se vende la licencia, sino la sociedad mercantil, una sociedad anónima unipersonal donde el 100% de las acciones son propiedad del Cabildo”. La fórmula elegida para ello es la del concurso público y el precio de salida son los 20,8 millones de euros. Pero Alonso apunta que la obtención de ingresos no es la razón fundamental del proceso ni lo que más se valora. La adquisición de la sociedad está sujeta a una serie de condiciones y la primera de ellas es la inversión en la actividad turística de Tenerife, ya sea de alojamiento –construcción de un hotel o reconversión de uno existente– o una oferta de ocio turístico. Lo que se quiere conseguir con esto es “que el casino sea un polo de atracción, un dinamizador en la isla de Tenerife que dé lugar a un nuevo producto turístico que impulse la actividad de la zona y que le haga ganar competitividad”, indica Alonso.

A la inversión que se lleve a cabo con la presentación de la propuesta se suma otra condición de vital importancia: el mantenimiento de los puestos de trabajo durante al menos dos años desde que se produzca la venta definitiva. A día de hoy, el casino Playa de las Américas dispone de 55 trabajadores. Los sindicatos han señalado que el proceso abierto por la Administración supone desprenderse de las pocas compañías que a día de hoy generan beneficios, pero en opinión de Alonso, estas reivindicaciones obedecen a un interés personal de los empleados que no quieren pasar a manos privadas. “Yo entiendo a los sindicatos y a los trabajadores de los casinos, que se encuentran cómodos formando parte de la Administración, donde el único riesgo es que haya que disolver la sociedad. Pero mi función es la de defender el interés general, que este caso es vender una actividad para generar más inversión y empleo, que es el gran problema de las islas”, afirma el presidente del Cabildo.

Alonso considera que es necesario mirar más allá y no solo centrarse en los empleos actuales. En una región en la que la tasa de paro alcanza el 32%, el empleo es uno de los aspectos que más se valoran. De ahí, que en las condiciones del proceso, la creación de nuevos puestos de trabajo será uno de los pivotes sobre los que se sustentará la oferta ganadora. Todavía no existen cálculos, pues todo dependerá del proyecto final que presente el licitador. Aunque el Cabildo recibirá con los brazos abiertos todas las ofertas que se ajusten a las condiciones, Alonso recalca su preferencia por aquellas que lleven implícitas un proceso de rehabilitación de la zona.

El próximo 31 de mayo concluye el plazo para presentar propuestas de interés. A partir de ese momento se admitirán los licitadores, los cuales tendrán derecho a acceder a la información básica de la sociedad como cuentas y convenios colectivos. En los dos meses siguientes presentarán la oferta definitiva y es de esperar que a finales de verano sea adjudicada.

La búsqueda de un nuevo ícono para las islas

El buen clima del que goza Canarias la mayor parte del año es uno de los principales atractivos turísticos de la región que a diferencia de otras plazas mantiene una ocupación que ronda el 80% durante los 12 meses.Pero su tiempo y sus playas no lo son todo. El turístico es un sector en constante movimiento y es necesario incorporar sucesivas mejoras para despertar el interés de nuevos mercados y mantener la posición de liderazgo. Esta estrategia es la que sirve de base al proceso de venta del casino Playa de las Américas, que cuenta con una superficie de 2.331 metros cuadrados. Una vez se cierre el proceso, el siguiente en la lista será el casino Taoro, situado en el norte de la isla. El objetivo final de todo ello es crear nuevos símbolos para el turista, como son el valle delDuque o el parque acuático Siam Park.

La venta de la compañía se hará libre carga y gravámenes y permitirá al Cabildo deshacerse de uno de los principales riesgos financieros: la deuda que acumula el grupo Casino, que asciende a 15 millones de euros, según reconoce Carlos Alonso. El casino Playa de las Américas se caracteriza por presentar márgenes de explotación positivos a lo largo de los años. Entre 2000 y el 2008 los márgenes mantuvieron un comportamiento estable y aunque disminuyeron en los peores años de la crisis (2009-2012), en 2013 volvieron a la senda del crecimiento y es de esperar que cierre 2014 con un incremento del 12,4%.

Desde el Cabildo confirman el interés que han mostrado tanto inversores extranjeros como los propietarios locales.