Según The Wall Street Journal

Samsung prepara un reloj que también es teléfono

Vista del reloj Samsung Gear 2 durante el Mobile World Congress, el pasado febrero, en Barcelona.
Vista del reloj Samsung Gear 2 durante el Mobile World Congress, el pasado febrero, en Barcelona.

El gigante surcoreano está trabajando en un smartwatch que también será un teléfono, según desvela The Wall Street Journal. La compañía no parece conformarse con los relojes avanzados que ya ha lanzado al mercado, el Galaxy Gear y el último Gear 2 presentado el pasado Mobile World Congress, y ahora apuesta por un tercer modelo que lleve tarjeta SIM incorporada y permita hacer llamadas telefónicas.

El citado periódico avanza que el futuro reloj de Samsung funcionará con Tizen, el sistema operativo propio de la compañía asiática. Una plataforma con la que la empresa busca mantener cierta independencia de Google, quien domina el mercado de los smartphones. Pero lo más importante es que el nuevo reloj inteligente evitaría uno de los problemas más criticados de los actuales smartwatch, que obligan al usuario a tenerlos sincronizados continuamente con su móvil si realmente quiere que el dispositivo le resulte útil.

Si se confirma la noticia, el nuevo reloj-teléfono de Samsung permitirá hacer llamadas, enviar correos electrónicos, navegar por internet y hasta medir el ritmo cardíaco y otras constantes vitales del usuario. Tareas que hoy se hacen desde los teléfonos inteligentes.

La noticia, que de momento no es oficial, deja clara la intención del primer fabricante de smartphones del mundo de querer potenciar su ecosistema de dispositivos wearables (pulseras y relojes). Ahora queda por ver como explica Gizmodo.es si esta nueva propuesta -la de un reloj-móvil- es algo que realmente la gente ve útil. Otra incógnita se refiere al diseño del reloj, ya que incluir en un smartwhatch componentes para crear un mini móvil seguro podría obligar al fabricante a aumentar su tamaño y este resultar demasiado aparatoso para llevar en la muñeca. Y también habrá que ver la duración de sus baterías, otro problema que trae de cabeza a los usuarios de smartphones, y el precio si finalmente se pone a la venta.