El Grupo aprovechará las oportunidades que se presenten

Fainé impulsará la “diversificación” internacional de La Caixa

El presidente y el vicepresidente y Consejero Delegado del Consejo de Administración de la Caixa, Isidro Fainé Casas (d) y Juan María Nin Génova(i), respectivamente, al inicio de la asamblea general extraordinaria de la Caixa
El presidente y el vicepresidente y Consejero Delegado del Consejo de Administración de la Caixa, Isidro Fainé Casas (d) y Juan María Nin Génova(i), respectivamente, al inicio de la asamblea general extraordinaria de la Caixa EFE

La asamblea de La Caixa aprobó ayer la transformación de esta caja de ahorros en fundación bancaria. La nueva institución, que nace con unos activos netos de 20.000 millones de euros, se convierte en la tercera fundación del mundo. Su presidente, Isidro Fainé, pretende potenciar “la diversificación” del grupo con “oportunidades de negocio a nivel internacional”.

 Como estaba previsto La Caixa aprobó su transformación en fundación bancaria. Se convierte así en la primera caja de ahorros española que da este paso para cumplir con la nueva ley de cajas aprobada a finales del pasado ejercicio.

Como recordó Fainé, las ocho cajas de ahorros que cuentan con una participación superior al 10% en un banco deberán aprobar durante este año su transformación en fundación bancaria. Mientras que aquellas que cuentan con una participación inferior deben convertirse en fundaciones ordinarias, lo que afecta a “35 de las antiguas cajas”, explicó el directivo en su último discurso como presidente de una caja de ahorros, ya que a partir de ahora, La Caixa cambia sus estatutos.

La entidad financiera, que durante décadas ha sido la primera cajas de ahorros de España, pasa así a convertirse en la tercera fundación del mundo y en la segunda de Europa, detrás de la Fundación Bill y Melinda Gates, de Estados Unidos, y de la británica Wellcome Trust. Sus activos suman 20.000 millones.

Pese a esta profunda transformación, Fainé insistió ayer en la apuesta del grupo por mantener el control de CaixaBank, banco que cotiza y del que controla el 60,5% –participación que reducirá al 55,9% en 2017–, y de Criteria, la cabecera del grupo industrial en el que la fundación controlará el 100% y que desde ayer también suma la participación del banco. El cambio tampoco afectará a la obra social de La Caixa, que este año mantiene su presupuesto en 500 millones, por séptimo año consecutivo.

“Hoy, la ley nos fuerza a transformarnos en fundación bancaria, pero nuestra unión con CaixaBank es sólida y duradera, y nuestros destinos deben mantenerse ineludiblemente unidos”, declaró el banquero. También defendió su apuesta por Criteria, primer holding financiero y empresarial de Europa. “Es un holding con vocación de permanencia y de crecimiento”, señaló. Criteria acumula unas plusvalías de 3.000 millones de euros, y el valor total de sus activos ronda los 14.000 millones, según datos aportados por Fainé. La suma de Gas Natural Fenosa y de Abertis representa cerca del 70% de esta cantidad. El 34,4% que posee La Caixa en la empresa que preside Salvador Gabarró tiene un valor superior a los 7.000 millones, mientras que el 23,1% que tiene en Abertis suma un valor de mercado de 2.726 millones.

El presidente de CaixaBank y de la fundación fue más lejos al defender su apuesta por el banco, que “es y continuará siendo el corazón del grupo”.

Fainé aseguró que, pese a la nueva reorganización, La Caixa debe seguir apostando por “el criterio inversor que tan buenos resultados nos ha dado. Un criterio inversor basado en la prudencia a la hora de valorar y de gestionar los riesgos;en la implicación en la toma de decisisones en los proyectos y en los negocios en los que invertimos; y finalmente, en una visión de largo plazo que nos asegura un crecimiento sostenible y una financiación estable para la obra social”.

Poco antes, de hecho, afirmó respecto a Criteria que La Caixa seguirá “aprovechando las oportunidades que se nos presentan, muy activamente”.

En este contexto, el banquero anunció que ahora “será más importante que nunca, potenciar la diversificación en un contexto de recuperación económica en España con oportunidades de negocio a nivel internacional”.

El consejero delegado de CaixaBank, Juan María Nin, explicó que la transformación del grupo, “no cambia nuestros principios y valores”.