Balance mensual del mercado de fondos de inversión

Tendencias de fondo

Las gestoras internacionales ganan cuota en España

Los datos publicados en abril y en lo que va de año muestran un ahondamiento de las tendencias que ya se observaron en 2013: crecimiento del mercado, tanto de fondos domésticos como internacionales, a costa de depósitos bancarios; dicotomía absoluta entre la naturaleza de lo que se vende en el ámbito de los fondos nacionales y de los internacionales, y ausencia de propuestas de valor añadido en el mercado local salvo excepciones.

Así, según los datos compilados por Inverco al cierre de 2013, los fondos han ganado cuota sobre el total de ahorro financiero de las familias españolas hasta el 6,7%, aunque están todavía muy lejos del 15% de la media europea. Mientras tanto, los depósitos cayeron hasta el 46,6% desde el 49,6% de un año antes.

Los primeros meses de 2014 seguramente han ahondado este movimiento. El crecimiento en el mercado doméstico proviene básicamente del sustituto de los garantizados, los fondos de rentabilidad objetivo y solo en los últimos meses se observan fuertes entradas de dinero en mixtos.

Por el contrario, en el caso de los fondos internacionales, el mercado se encuentra equilibradamente diversificado entre renta fija, mixta, variable y otros.

Casi el 30% del mercado está en fondos domiciliados en el exterior

Por último, las grandes gestoras nacionales siguen operando como hace 10 o 15 años y concentran sus esfuerzos comerciales en productos de bajo valor añadido y con altos costes. Así, los fondos de rentabilidad objetivo se caracterizan por carteras muy concentradas (y, por tanto, con riesgo) que responden a los intereses de las matrices, y por comisiones de gestión elevadas.

Solamente algunas gestoras pequeñas y medianas independientes tratan de innovar (poco) y ofrecer productos de mayor valor añadido.

Sin embargo, detrás de estos datos más o menos obvios se esconden ciertas tendencias con importantes implicaciones para la industria. Una es el salto cualitativo en el posicionamiento de los fondos de gestoras internacionales.

El patrimonio comercializado en España ha crecido a un buen ritmo en los últimos años hasta el punto de haber alcanzado un nivel históricamente alto y relevante: 72.000 millones de euros al cierre del primer trimestre, según Inverco. Teniendo en cuenta que el total de patrimonio en fondos domiciliados en España es de 170.000 millones, significa que ya muy cerca del 30% del total está invertido en fondos de domicilio internacional.

Los mismos ahorradores empiezan a pedir productos globales a su banco

No obstante, el salto cualitativo viene también por la extensión de las ventas. El segmento minorista gana terreno, así como el número de partícipes (más de un millón). Además, su distribución ya no se limita al segmento de banca privada, donde está completamente extendido, sino que comienza a ganar terreno en banca personal y entre minoristas.

Se comienzan a percibir signos de que la demanda ya no viene solo de arriba, sino que también comienza a venir de abajo. Es el propio ahorrador o inversor final el que pide a su entidad el “fondo bueno” de la gestora internacional equis. El papel del creciente número de asesores independientes también se está tornando significativo en esta misma dirección. Y cuando la demanda viene desde abajo la tendencia se vuelve imparable y creciente.

Esta es una buena noticia ya que la calidad media de la gestión internacional es más alta que la de la nacional. Eso sí, siempre que se adquiera a un buen precio.

Por el contrario, ¿dónde está quedando y hacia dónde va la gestión doméstica? La respuesta a la primera cuestión es que ha quedado en un pobre lugar: productos de bajo valor añadido y caros reservados para los ahorradores mal informados.

Las razones para el desastre son múltiples: deficiente estructura de distribución, bajos niveles de cultura financiera de la población, ausencia de asesores verdaderamente independientes, pobre regulación, etc.

Mientras reguladores, asociaciones y los principales actores del mercado no tomen las decisiones adecuadas, no habrá caldo de cultivo sobre el que se pueda desarrollar un mercado genuino y de calidad.