Editorial

Liberbank, otro caso de confianza

Casos como la compra de la compañía de autobuses Avanza por el grupo ADO o el líder en productos cárnicos Campofrío por Sigma son el reflejo del interés de las fortunas mexicanas por invertir en España. Un proceso que hunde sus raíces en la emigración española, fundamentalmente gallega y asturiana, en busca de fortuna en América Latina, y que ha convertido a México en primer inversor latinoamericano en España de la ultima década. En este escenario, el desembarco de capital mexicano en Liberbank con una importante participación está lleno de lógica. Entre los pioneros de esta oleada de acuerdos con el país azteca están Carlos Slim y La Caixa, a los que siguió la llegada al Popular de la familia Del Valle. Son muestras de confianza en el fortalecimiento del sector financiero español, recién salido de una compleja reestructuración, a las que se unen las llegadas de otros inversores del área, como el colombiano Jaime Gilinsky y el también mexicano David Martínez al Sabadell, o la del venezolano Banesco, de Juan Carlos Escotet, al Etcheverría y, luego, ganando la subasta por Novagalicia. Es decir, grandes fortunas de toda Latinoamérica han puesto sus ojos, y su confianza, en España, en una suerte de retorno de la firme apuesta española por aquella zona. Y ven atractivo al sector financiero español, con inyecciones de capital nuevo que sugieren interesantes perspectivas de futuro.