Tribuna

Multilatinas, una oportunidad para España

Las multilatinas forman parte de este nuevo grupo de empresas llamadas las multinacionales emergentes. El término multilatinas no es nuevo. Aparece en la década de los 70 cuando empresas latinoamericanas inician su expansión en su mercado natural formado por los países que comparten la misma lengua, historia o proximidad geográfica. Después de un parón en los 80 como consecuencia de la crisis de la deuda latinoamericana, estas empresas, frente a la llegada masiva de empresas españolas, fruto de las grandes privatizaciones en sectores como telecomunicaciones, energía, agua, recursos naturales o financieros, decidieron internacionalizarse. Utilizando su pertenencia a los tratados de libre comercio, algunas se expandieron hacia el cono sur como las brasileñas, otras como las mejicanas, lo hicieron hacia Estados Unidos.

A principios del año 2.000 aparecen los mercados emergentes y las empresas latinoamericanas globales, aprovechando el tirón de la subida del precio de las materias primas para crecer y lograr entrar con éxito en Europa o Estados unidos. Ya, a partir de 2010, las inversiones procedentes de mercados emergentes supera las inversiones en países desarrollados. En esas fechas, las empresas latinas protagonizaron las mayores fusiones y adquisiciones como la compra de Carso Global Telecom por la mejicana América Móvil por 24.000 millones de dólares.

Hoy, las multilatinas siguen su expansión tanto en su mercado natural como en Europa y Estados Unidos. Se puede hablar de un fenómeno en el cual Brasil y México ya no son los únicos protagonistas. Chile, Perú, Colombia están entrando con fuerza en otros continentes. Estas empresas pertenecen a una gran variedad de sectores como construcción, infraestructuras, alimentación, energía, sector bancario, etcétera. Aunque las operaciones siguen concentrándose en las Américas, parece que España y Europa atraen cada vez más empresas latinoamericanas.

La consolidación de las multilatinas es positiva ya que avala la calidad y la capacidad de la región frente al mundo, a la vez que favorece la imagen de Latinoamérica como un destino de inversión seguro y recomendable. Estas empresas están alcanzando unos estándares internacionales que les permiten en algunos casos ser lideres mundiales en su sector.

En su expansión hacia Europa, España podría aparecer, para la multilatinas, como la puerta de entrada como lo fue Gran Bretaña para las empresas norteamericanas. Algunos hablan de España como un hub de entrada en Europa para empresas procedentes de América Latina.

La primera multilatina en llegar a España fue la mejicana Cemex que compró en 1992 las mayores cementeras del país. En 2008, Bradesco, el segundo mayor banco privado de America Latina compró BBVA en Brasil. En 2011, Bimbo Mejico se hizo con Bimbo Iberia por la compra de Sara Lee. El acuerdo más importante de los últimos años en cuanto a capital invertido ha sido el contrato entre Pemex y Navantia para la construcción de dos buques hoteles por casi 300 millones de euros.

Por ahora y contrariamente a Reino Unido, no son muchas las multilatinas con sedes corporativas en España (Cemex, Softek, Gerdau, Arcor, CSAV, Alpargatas, Lan, Pemex, Caf) a pesar de la creación del mercado bursátil Latibex donde cotizan muchas de ellas. Más del 50% del top 150 no tiene aún sedes europeas, lo que podría constituir una gran oportunidad para España. Sin embargo, parece que la crisis ha llevado a muchas empresas multilatinas a elegir otros países en los cuales el desarrollo del negocio es más seguro y activo como puede ser el caso de Reino Unido o Estados Unidos. No obstante, siguiendo esta teoría y considerando unas perspectivas económicas mejores en Europa, es muy probable que España, se beneficie del dinamismo de las multilatinas a corto o medio plazo.

De ser así, España se aprovecharía del enorme potencial de crecimiento de estas empresas. En la actualidad solo una minoría de ellas tiene activos en el exterior. Las start up como Eventioz, Buscape, Dridco o Smowtion, están cada vez más presentes en Europa lo que representa también una buen oportunidad para España que, además de convertirse en un hub para start up europeas hacia América Latina, también podría pasar a ser una vía de entrada en Europa para compañías procedentes de América Latina. Este auge de las multilatinas es una clara oportunidad para España y va a suponer un cambio en las relaciones entre este país y América Latina ya que son los latino-americanos los que ahora se lanzan a comprar y establecerse en España.

Thierry Planet es director del área internacional de March JLT.