¿Trampa alcista en los Mercados?

Certero plan de los osos para generar confusión y vértigo en la cumbre.

Un fallo de los toros en la conquista de máximos planea sobre las Bolsas.

Los bajistas no rematan a cierre semanal, la estrategia tiene fisuras.

COMPLICADO MOMENTO EN EL MIBTEL. El duro zarpazo bajista iniciado en Portugal ha llevado al selectivo italiano hacia la directriz acelerada del medio plazo, sobre los 20.511 puntos. Si los osos logran perforarla definitivamente, el César podría verse asediado hasta el siguiente soporte de los 19.439 puntos. Corresponde al 38,2% de retroceso Fibonacci de la subida previa desde los 14.901 puntos. Muy cerca de la media móvil de las 200 sesiones. Más abajo quedaría el 50% de retroceso sobre los 18.573 puntos. Y como último soporte del medio plazo, los 17.706 puntos que marcan el 61,8% de retroceso. Será clave mantener los mínimos del viernes pasado, para no echar por tierra el gran año alcista que lleva el Mibtel.
COMPLICADO MOMENTO EN EL MIBTEL. El duro zarpazo bajista iniciado en Portugal ha llevado al selectivo italiano hacia la directriz acelerada del medio plazo, sobre los 20.511 puntos. Si los osos logran perforarla definitivamente, el César podría verse asediado hasta el siguiente soporte de los 19.439 puntos. Corresponde al 38,2% de retroceso Fibonacci de la subida previa desde los 14.901 puntos. Muy cerca de la media móvil de las 200 sesiones. Más abajo quedaría el 50% de retroceso sobre los 18.573 puntos. Y como último soporte del medio plazo, los 17.706 puntos que marcan el 61,8% de retroceso. Será clave mantener los mínimos del viernes pasado, para no echar por tierra el gran año alcista que lleva el Mibtel.

Se cumplió la oscura estrategia de los osos maquinada desde la Bolsa de Portugal el pasado miércoles. El ejército bajista pasó el jueves a la segunda fase de la operación para intentar el milagro. Estaban al borde de la derrota final con sus adversarios asediando zona de máximos en la mayoría de los índices. La situación era algo más que desesperada, extrema. Finalmente, contraatacaron con todo el grueso de sus fuerzas, asestando un contundente zarpazo en el resto de la renta variable. Por su parte, el PSI 20 portugués confirmaba su siniestra pauta en forma de HCH y continuó despeñándose.

El contraataque de los osos tuvo diferente intensidad durante esa sesión. Fue especialmente virulento en las Bolsas periféricas. Se trazaron peligrosas y extensas velas envolventes bajistas en muchos gráficos. Un reversal en máximos o en grandes resistencias es siempre una figura muy categórica del ejército de los osos. No podemos menospreciarla ya hasta no ser superada y anulada. Debemos tomarlo como un serio movimiento de tropas bajistas en el chart, para dar la vuelta a la situación sobre los niveles tan importantes en los que se encuentran los mercados. Sin embargo, la emboscada bajista no logró el objetivo previsto en selectivos clave. La misión no era otra que causar pánico utilizando el vértigo desde la cima. Se dejaba así, una altísima incertidumbre ante un posible gran fallo alcista en máximos. Pero dos índices aguantaron estoicamente el zarpazo.

Señales de fortaleza alcista

Fueron los blindados germanos y los cuerpos especiales británicos quienes mantuvieron en pie la primera línea de combate sin dar paso al cobarde pánico. Los descensos no fueron tan profundos en el Dax ni en el Footsie como en sus homólogas periféricas el pasado jueves. El primero se dejó un -1,01% y el segundo un escaso -0,55%. Allí los toros ofrecieron una firme oposición en el desafío de las águilas y no cayeron en la trampa de sus oponentes. Esta es una posible señal de fiasco en la última maniobra bajista para no caer derrotados. Aunque si hay que reconocer la brillante argucia en su gestación. El jueves en apertura, dejaron hacer creer a los alcistas que se rendían a pesar del desplome portugués del día previo. El Káiser germano marcaba nuevos máximos históricos en los 9.810 puntos. El Gentleman inglés hacía lo propio con sus máximos anuales, rozando los 6.900 puntos. El Campeador se acercaba de manera intrépida a por los 10.700 puntos. Hasta la Bolsa de Lisboa intentaba recuperar la zona clavicular del HCH.

 Pero tras una hora de engaño, se desvelaba la astuta emboscada y los bajistas sacaban la maquinaria de guerra. Al cierre de sesión ya no quedaron dudas tras el factor sorpresa en la ejecución. Los osos se cebaron especialmente con el César italiano, se desplomó un -3,61%. Luego veremos que ha quedado en una complicada situación en el corto plazo sobre su gráfico. El Campeador perdió un rotundo -2,35%. Mientras, el Emperador europeo y el General De Gaulle francés, cedían un -1,47% y -1,25% respectivamente. Sólo faltaba por saber cómo afectaría el ardid en Wall Street y especialmente en la débil tecnología. Pues bien, el Nasdaq Composite cedió un -0,76% y los dos grandes selectivos americanos en torno al -1%. Allí tampoco se logró el objetivo bajista de generar pánico con el vértigo. Hubo descensos sí, pero no estampida de los alcistas. Confirmaron junto al Dax y al Footsie que el contraataque de los osos no es definitivo y tiene fisuras, a pesar de su intensidad en las Bolsas periféricas.

Frenético cierre semanal

La última sesión de la semana coincidió con el vencimiento de opciones y futuros. La tensión era de órdago y la volatilidad estaba asegurada. Los osos debían consumar el certero plan. Un segundo ataque bajista se produjo durante las primeras horas de la jornada. Y fue muy intenso durante la mañana con las mismas inercias. La periferia sufriendo devastadores zarpazos mientras el resto resistía con solidez. Finalmente, el ejército alcista logró sobreponerse a base de bravura y acabaron la sesión en verde. Los toros salvaron el cierre semanal, sin perder niveles clave que confirmaran el fallo en la ruptura de máximos. Sus opciones de victoria siguen en pie a pesar del varapalo. Los osos fueron detenidos en seco y no lograron concluir su misión. Se evitaron nuevas y extensas velas negras al final de la semana, tras el primer reversal en las alturas el día previo.

Claves para la presente semana. Primero Portugal

Será importante ver el comportamiento del PSI 20 portugués en próximas sesiones, dado que allí los bajistas iniciaron su ataque. Tienen su mejor baza para hacer daño. La pérdida del canal alcista acelerado del medio plazo, la figura confirmada y en desarrollo del HCH, junto al importante soporte horizontal del medio plazo al que la proyección de la figura le manda, nos dará argumentos fiables. Atentos por tanto a los 6.500/400 puntos del selectivo luso. Ceder ese nivel abriría un nuevo episodio de alto riesgo en el resto de la periferia. En el tercer desplome del viernes, alcanzó la media móvil de las 200 sesiones y los 6.700 puntos en los momentos más complicados de la sesión. Acabó en positivo con un ascenso del +0,12% hasta los 6.897 puntos. Sólida y extensa vela al alza sobre la importante media móvil citada.

Es probable que desde aquí pueda iniciarse un throwback, para testear la rotura de la zona clavicular del HCH sobre los 7.130 puntos. Mientras no cierre el hueco abierto entre los 7.253 y los 7.322 puntos, la Bolsa de Lisboa está tomada por los bajistas. Y será blanco prioritario en sus ataques para provocar confusión y temor al resto de la renta variable. Si observa las velas semanales verá una temible figura también en desarrollo. Nada más y nada menos que los Tres Cuervos Negros. Pauta formada por tres sólidas velas negras que van ganando en extensión a medida que se producen. Ha dibujado las dos primeras. Una tercera esta semana confirmaría la peligrosa figura terminal. Es una vieja conocida de estos análisis. Tras ella, llega un violento rebote para posteriormente desplomarse de manera fulminante si no se anula. Podría llevar al PSI 20 a la base de canal alcista de medio/largo plazo sobre 5.800 puntos y poner en riesgo la tendencia. Este escenario sería incompatible con mayores ascensos en el resto de los mercados por la tensión que generaría.

No debe entregar los 10.200 puntos

Otra de las grandes claves está en el Ibex y en su triángulo ascendente. La ofensiva bajista abortó el ataque a los 10.700 puntos y deja en el aire un posible segundo fallo en la resolución alcista de la figura. La directriz pasa por los 10.200/50 puntos como ya citamos en pasados análisis. Por debajo, el ataque a los 9.700 puntos y a la media de las 200 sesiones podría ser fulminante. Y lo peor de todo, la proyección del fallo triangular le mandaría a los 9.200 puntos por proyección. El viernes pasado alcanzó mínimos en los 9.282 puntos. El postrero ataque alcista de las últimas horas le llevó a cerrar la semana en los 10.478 puntos. Acabó ascendiendo un meritorio +1,10%, tras el desplome previo.

Después de la severa envolvente bajista del jueves, el Ibex trazó el viernes una esperanzadora vela al alza con sombra inferior que casi es penetrante. Mantiene de momento las opciones de los toros de superar los 10.700 puntos. Fundamental esta semana mantener los mencionados 10.200 puntos. En vela semanal, dibuja un segundo doji consecutivo con cierre en la mitad de la figura. Más extenso en sus sombras que el primero. Muestra el gran equilibrio de fuerzas entre ambos contendientes y mantiene la incertidumbre por todo lo alto. La media móvil de las 20 sesiones en el gráfico semanal marca los 10.200 puntos. Nos confirma el importante nivel de esta cota en el corto plazo. En la semana se dejó un mínimo -0,08%.

Se detiene en su canal acelerado

Fue el Mibtel el segundo gran objetivo bajista tras el selectivo portugués. El jueves pasado fue el primero en iniciar el vertiginoso desplome tras la trampa en apertura. Las legiones se vieron impotentes para detener a los osos en el primer soporte que ofrecía el hueco alcista entre los 21.048 y 20.817 puntos. Fue cerrado sin contemplaciones con un espeluznante marubozu negro. Perdió por la mínima la directriz acelerada, terminando la fatídica sesión en los 21.419 puntos. Salvaje descenso del -3,61% como ya hemos citado. Parece terminar la consolidación y comenzar la corrección.

En la sesión del viernes, el ejército bajista se dispuso a rematar a las legiones. Lograron marcar nuevos mínimos semanales sobre los 20.308 puntos y todo indicaba que lo lograrían. Pero los centuriones colocaron a la guardia pretoriana en cabeza y finalmente lograron abrir una brecha en sus adversarios. Acabaron ascendiendo un +1,12% hasta los 20.648 puntos. La directriz acelerada se salvó in extremis en las últimas horas de contienda. El César trazó en esperanzador martillo sobre la directriz, tras la dura envolvente bajista previa. Habrá que ver si esa figura potencialmente alcista sale adelante y logra salir de la comprometida zona en la que ha quedado el Mibtel. El selectivo estrella europeo de 2014 pasa por sus momentos más complicados del año.

Esta será otra de las claves fundamentales en la semana que se inicia. Si la Bolsa de Milán vuelve a ceder la directriz, los osos podrían atacar con fuerza en busca de los siguientes soportes relevantes entre los 19.439 puntos (38,2% de retroceso Fibonacci) junto a la media móvil de las 200 sesiones y más abajo los 18.573 puntos (50% de retroceso Fibonacci). Veremos si el Mibtel vuelve a demostrar porqué este año es el César de los mercados. La solidez en un índice se demuestra en los momentos más difíciles. Objetivo para las legiones reconquistar los 21.361/608 puntos. La vela semanal es una sólida y extensa envolvente con sombra inferior. Es la segunda en el gráfico del medio plazo y de mayor extensión que la primera. Una tercera vela negra dejaría como en la Bolsa portuguesa los temidos Tres Cuervos Negros. Marcaría un claro techo en su impecable tendencia sobre los 22.220 puntos. Perdió un -3,47% en la semana.

Resisten en máximos

El Dax y el Footsie serán los selectivos que nos ofrezcan las señales más fiables de las opciones del ejército alcista y desvelarán si definitivamente han caído en la trampa de sus adversarios. Ambos han resistido claramente en zona de máximos el agresivo ataque bajista. El Káiser se dejó un limitado -0,28% el viernes hasta los 9.648 puntos. Trazó un pequeño martillo tras la figura bajista con alargada sombra superior previa que marcó nuevos máximos históricos en los 9.810 puntos. Mientras los blindados mantengan en su poder los 9.558/600 puntos, el asalto a máximos tendrá grandes probabilidades de seguir adelante. Aunque no confirma a cierre semanal el HCH invertido, esa figura es el arma principal de la renta variable europea.

Si el Dax resiste y vuelve a superar los 9.800 puntos, las opciones de los osos serán mínimas en su turbia trampa en máximos. En el gráfico semanal trazó un doji con cierre en la parte baja de la figura. Podría ser una estrella fugaz, figura potencialmente bajista. No nos parece convincente viendo la firmeza del Káiser, después de la debilidad mostrada en 2014 poniendo en riesgo los 9.000 puntos. Los blindados han iniciado su ataque y ahora es muy complicado detenerles. Con todo, una sólida y extensa vela negra a cierre del viernes próximo, confirmaría la nociva pauta junto a un gran doble techo en su extensa subida libre absoluta. Por debajo de los 9.400/367 puntos, la zona hombros de HCH invertido sería perdida y el arma de los blindados anulada. Los osos abrían vencido entonces. Se apunta un +0,5% en la semana.

Extraordinariamente sólido se ha mostrado el Gentleman inglés. Se confirmó con muchas dudas la figura de Hombre Colgado que avisaba de agotamiento en el último gran impulso. Tras rozar los 6.900 puntos el jueves poniendo en duda la pauta, los cuerpos especiales se vinieron abajo hasta los 6.821 puntos, trazando una sólida vela bajista con sombras en ambos extremos. Pero ya delataba la firmeza de los alcistas y la falta de contundencia del Hombre Colgado con una exigua caída. El viernes ratificó la firmeza de selectivo inglés en máximos, resistiendo sobre los 9.800 puntos y cerrando con un ascenso del +0,22% hasta los 6.855 puntos.

Cierra la semana cerca de máximos anuales trazando un esbelto martillo diario que muestra el ímpetu por alcanzar los míticos 6.950 puntos. Se apunta un +0,61% en la semana, dibujando una pequeña peonza verde con sombra superior que supera el doji previo. Veremos si los cuerpos especiales británicos siguen con la sorprendente tenacidad y robustez. Será otra señal que marque si los bajistas van en serio en su movimiento. Por encima de los 6.800 puntos las opciones de alcanzar la subida libre absoluta permanecen intactas. Los osos no demostrarán nada mientras no perforen los 6.700 puntos en el estricto corto plazo.

Los primeros soportes funcionan

Aunque severas fueron las envolventes bajistas dibujadas el jueves, tanto el Emperador europeo como en el bravo General De Gaulle francés, detuvieron el ataque bajista el viernes sobre sus primeros soportes. También ambos trazaron figuras de giro en forma de martillo en la última sesión. El Eurostoxx paró a los osos en los 3,142 puntos, para cerrar semana en los 3.175 puntos con un ascenso del +0,30%. Sólo por debajo del primer soporte de los 3.129 puntos, los bajistas darían la primera señal de riesgo. Irían en busca de 3.083 puntos. Nivel clave en el corto plazo, cuya pérdida podría llevar al selectivo europeo a la parte baja del interminable lateral entre los 3.000/2.900 puntos. Dibuja una peonza de extensa sombras en ambos extremos en gráfico semanal. Muestra el intenso debate entre ambos ejércitos, en las duras resistencias que no terminan de ser conquistadas en el Emperador. Se deja un -0,36% semanal. Zona clave los 3.200/20 puntos para la victoria alcista.

Pocos cambios en la firme consistencia del Cac francés tras el zarpazo bajista, camino de la conquista de la resistencia de los 4.500 puntos. La legión extranjera se defendió con solvencia en el primer soporte de los 4.400 puntos. Alcanzó mínimos el viernes en los 4.418 puntos. Desde allí, los alcistas respondieron con brío y cerraron semana sobre los 4.456 puntos. Ascenso del +0,26% con figura de rearme alcista para un nuevo intento de atacar resistencias. La gran solidez del General De Gaulle ya demostrada durante meses, será otra de las mejores pistas para saber si estamos frente a un terrible fallo alcista en máximos. Las opciones de la legión de batir los duros 4.500 puntos están abiertas, mientras no ceda los mencionados 4.400 puntos. Se confirmarían los riesgos en el corto plazo perdiendo los 4.300/19 puntos. En la semana se deja un -0,47%, trazando una peonza roja de exiguo cuerpo real y extensas sombras. Mismo significado que en su homóloga europea. Equilibrio de fuerzas en máximos y opciones todavía abiertas para la victoria alcista, a pesar del serio aviso de los osos en resistencias.

Sorpresa positiva en Wall Street

La tecnología logró resistir sin mayores problemas a cierre semanal. La debilidad que arrastraba el Nasdaq Composite no se vio reflejada en la última ofensiva bajista y los toros acabaron la semana con subidas del +0,52% hasta los 4.090 puntos. El hueco alcista entre los 4.071 y los 4.092 puntos ha sido cubierto completamente en las dos últimas sesiones, sin que los osos hayan logrado cerrarlo. Dos velas en forma de martillo se han trazado sobre él. Todo indica que los osos empiezan a ser frenados en este soporte.

Será clave para toda la renta variable que el Nasdaq no pierda los 4.000 puntos y la media móvil de las 200 sesiones. Por debajo, el ejército alcista perdería gran parte de sus probabilidades. Superando la resistencia de los 4.200 puntos, serían los bajistas quienes no tendrían opciones. En el gráfico de velas semanales, dibujó un limpio doji de incertidumbre con cierre en la mitad de la figura. Asciende un +0,46% en la semana.

Por su parte, los dos grandes selectivos de Wall Street también frenaron a los osos tras dos días de ligeros ataques, tras marcar nuevos máximos históricos. Los primeros soportes ni se tocaron. Los 1.850 puntos del S&P 500 y los 16.312 puntos del Dow quedaron a salvo. El general Custer cerró la semana en los 1.877 puntos, con una subida del +0,37%. Dibujó una pequeña peonza verde en forma de martillo. En la semana queda plano con un mínimo descenso del -0,03%. Segundo doji en vela semanal en zona de máximos. Sólo por debajo de los 1.800/15 puntos habrá deterioro en el corto plazo.

El Sargento de Hierro ascendió un +0,27% el viernes hasta los 16.491 puntos. Traza pequeña peonza verde con sombra inferior en vela diaria. En gráfico semanal, la peonza es roja y con sombras en ambos extremos. Cedió un -0,55% en los cinco días. Sin problemas en el corto plazo mientras los 16.000 puntos estén en manos alcistas.