Tras obtener la autorización de la CNMC

Bull se convierte en operador de ‘telecos’ en España

Ángel Vergara Guerrero, director de Soluciones de Comunicación y Securidad de Bull España.
Ángel Vergara Guerrero, director de Soluciones de Comunicación y Securidad de Bull España.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha homologado a Bull como operador de telecomunicaciones en España. Tras obtener esta autorización, la multinacional tecnológica francesa empezará a ofrecer servicios de interconexión de centros de datos en todo el territorio español. “Hemos obtenido la inscripción en el Registro de Operadores de Redes y Servicios de Comunicaciones Electrónicas, que nos autoriza a la reventa de capacidad de transmisión y la interconexión de redes de área local”, explica a CincoDías Ángel Vergara Guerrero, director de la unidad de Comunicación y Seguridad de Bull España.

El directivo señala que el objetivo de su empresa, que cumplió 50 años de presencia en España en 2012, es atender la demanda creciente de servicios adicionales de interconexión por parte de sus clientes. “Bull diseña centros de datos, desde el suministro de servidores a almacenamiento, comunicaciones... y los gestiona y opera. Pero, cada vez es más frecuente que una compañía tenga varios centros de datos y para su interconexión siempre teníamos que recurrir a un operador existente con el fin de hacer una oferta integrada a nuestros clientes”, continúa.

Sin embargo, Vergara cuenta que, tras varias consultorías hechas a sus clientes, vieron que en la parte de interconexión entre centros de datos había una capacidad de mejora sustancial, tanto a nivel de servicio (“ancho de banda que puedes ofrecer”) como en precio, y “por ello decidimos solicitar la autorización a la CNMC y lanzar este nuevo servicio como operador”.

El ejecutivo de Bull asegura que los estudios realizados por su compañía han determinado que se pueden lograr mejoras de entre un 20% y un 40%.

Segundo mercado

En 2013, Bull facturó 1.262 millones de euros con un beneficio bruto operativo de 66,9 millones. Francia es su principal mercado (representa el 55% de su volumen de negocio) y España es el segundo. De el procede el 8% del negocio.

La oferta de la multinacional francesa se centrará en redes basadas en fibra óptica que no requieren ninguna ocupación del dominio público radioeléctrico. “Bull no invertirá en fibra, vamos a utilizar fibra oscura de terceros (compañías eléctricas, correos...) y nosotros pondremos toda la ingeniería para iluminar esa fibra y ofrecerla a nuestros clientes. Es cuestión de ir añadiendo diferentes longitudes de onda a esa fibra y podremos pasar a capacidades de hasta 2,4 terabits por segundo. Unos anchos de banda para cubrir necesidades muy extremas de grandes compañías”.

Vergara defiende que Bull aportará al mercado “unas capacidades muy elevadas y con una contención de coste muy fuerte”, pero matiza que su nueva oferta de operador de telecos es un complemento de su negocio de centros de datos. La compañía, particularmente presente en el sector público, banca y seguros, telecomunicaciones y sanidad, ha participado en la puesta en marcha de numerosos centros de datos en España, entre otros los de BBVA y Banco Sabadell.

La oferta de Bull como operador estará integrada en su unidad de Soluciones y Seguridad, que hoy representa el 20% del negocio local de la firma. “Con este servicio queremos extremar funcionalmente el centro de datos;sacarle el máximo rendimiento. Cada vez hay más servicios que requieren más ancho de banda. También hay compañías con centros pasivos y activos y quieren que ambos sean activos para garantizar copias de seguridad entre ellos, y eso requiere anchos de banda elevados para que los tiempos no se disparen”.

Un pieza para reforzar sus áreas de negocio clave

Bull España podrá competir a partir de ahora con operadoras como Telefónica, Jazztel, Orange o Vodafone, aunque solo en servicios de interconexión entre centros de datos. El movimiento dado en España por la compañía francesa encaja con su nuevo plan estratégico 2014-2017, llamado One Bull, cuyo principal objetivo financiero es duplicar la rentabilidad de la empresa (elevar el margen operativo hasta el 7% en ese periodo) y volcarse en áreas de negocio estratégicas como la nube, la supercomputación o el big data. Todas muy dependientes de las infraestructuras de telecomunicaciones.

En esta misma línea, Bull se alió recientemente con el operador de telecomunicaciones francés SFR y el grupo inversor estatal Caisse des Dépôts para constituir la compañía Numergy y poner en marcha una infraestructura de cloud computing dedicada al mercado europeo, que pretende ofrecer servicios a un coste muy competitivo. Numergy permite a las organizaciones el acceso a una “central de energía digital” para utilizar los recursos de computación que necesiten para crecer. Bull dedica a I+D más del 6% de sus ingresos cada año.