En tres años, contará con 1.000 asesores financieros en España

Banco Mediolanum, la banca que llama a su puerta

Vittorio Colussi, consejero delegado de Banco Mediolanum.
Vittorio Colussi, consejero delegado de Banco Mediolanum.

El cliente no va al banco, sino que el banco va al cliente. Hasta su mismo domicilio, llama a su puerta y le pone sobre la mesa -la del salón mismamente- todo un abanico de posibilidades para gestionar su ahorro o una inversión, hasta dar con el servicio que más se ajusta a su perfil.

 

“No tenemos crisis de liquidez ni prestamos dinero. Ofrecemos el servicio de un asesor financiero que te sigue diariamente para que puedas aprovecharte de lo que pasa”, explica Vittorio Colussi, consejero delegado de Banco Mediolanum.

Este modelo de banca particular, basado en asesoría financiera, es el que practica esta entidad bancaria italiana con ficha propia en España. Y parece que va calando. El número de clientes en nuestro país creció un 7% en 2013 y este crecimiento ya alcanza los dos dígitos en los últimos 12 meses.

“En esta crisis, hemos conseguido resultados porque estábamos al lado de nuestros clientes, y mientras los demás huían de los clientes o desaparecían porque el banco desaparecía, fruto de una fusión o por el cierre de oficinas, nosotros estábamos ahí”, asegura Colussi.

Cualquier cliente, sin mínimos de entrada, puede tener acceso a los servicios que ofrece Banco Mediolanum, con una filosofía muy distinta a la de la banca tradicional o por internet. No es banca privada, no hay un perfil de cliente predefinido y no tiene la clásica red de oficinas físicas. Solamente tiene una en Italia, donde cuenta con un millón de clientes.

En España, con sede en Barcelona, dispone de 44 centros de consulturía distribuidos por todo el país y que ya se han ganado la confianza de 87.000 clientes, atendidos personalmente por una red de casi 700 asesores financieros que trabajan como consultores autónomos. Esta cifra podría llegar a 1.000 en los próximos dos o tres años, según las previsiones que maneja la entidad financiera.

Ventajas frente a la banca tradicional

“Los bancos tradicionales no pueden permitirse, desde el punto de vista económico, una red de banca telefónica debido al elevado coste. El personal de estas entidades sólo está preparado para solucionar problemas concretos como el robo de una tarjeta pero no para asesorar al cliente”, sostiene Colussi.

En Banco Mediolanum, a cada cliente se le asigna un consultor, que analiza sus intereses y su perfil de riesgo. A partir de ahí, la entidad le plantea los productos que mejor se adapten a sus necesidades, centrándose en fondos de inversión o seguros de ahorro. De hecho, el segmento de Bolsa está perdiendo peso. El principal objetivo de la entidad es conseguir gestionar el ahorro de un cliente que se quede satisfecho y sea para muchos años. No son cazadores de depósitos.

Con todo, su condición de entidad aún pequeña y menos conocida en España ha motivado el lanzamiento de ofertas de depósitos con rentabilidades atractivas, como puerta de entrada para los clientes. Y también están haciendo una importante campaña para darse a conocer a pesar de que llevan en España desde el año 2000, cuando el banco italiano entró en el capital de la entidad catalana Fibanc. Actualmente, los recursos totales de clientes ascienden a 2.500 millones de euros.

La entidad destaca que ha notado un cambio en cuanto a lo que buscan los clientes de banca españoles en los últimos años, coincidiendo con el proceso de reestructuración bancaria española. “La gente está muy decepcionada con la banca tradicional”, explica el consejero delegado de Banco Mediolanum. Además, destaca la evolución del negocio desde el punto de vista tecnológico. “La mayor parte de los nuevos clientes actúan por si mismo con el móvil”, añade Colussi.

Especializados en productos de jubilación

Pensando en el bienestar futuro de sus clientes, Banco Mediolanum ofrece varias soluciones para planificar su jubilación. Destaca el Plan Plus 5, que combina tres planes de pensiones y 5 perfiles de inversión posibles. El producto va desplazando el peso de la inversión de la renta variable a la renta fija y los activos monetarios a medida que se acerca la edad de retiro.

La entidad cuenta también con una selección nacional de 9 fondos de inversión. Ente ellos, el Mediolanum Fondcuenta F.I., que invierte en activos monetarios y de renta fija a corto plazo, denominados en euros y con una duración inferior a 18 meses. El objetivo de este fondo es ofrecer una rentabilidad superior a la ofrecida por las tradicionales cuentas corrientes para el dinero “a la vista”. La duración media de la cartera oscilará entre 0 y 9 meses. La comisión de gestión es del 1%.

En cuanto a cuentas corrientes, la Cuenta Freedom para nuevos clientes tiene una rentabilidad del 2,25% TIN durante los 6 primeros meses para la parte del saldo que exceda 15.000 euros.

En la parte de depósitos, comercializa su depósito a 13 meses al 2% TAE solo para nuevas aportaciones desde 2.000 euros y hasta un máximo de 200.000 euros. La oferta, que finalizaba el 31 de marzo, ha sido prorrogada hasta el 30 de junio. No se admiten aportaciones adicionales ni cancelaciones anticipadas. La liquidación de intereses es al vencimiento. La entidad ofrece otro depósito a 6 meses al 1,5%.