El índice pierde los 10.400 y la prima se acerca a los 170 puntos básicos

El Ibex tropieza y cae un 2,35% en su peor jornada desde enero

El mal dato de producción industrial en EE UU y los resultados de Walmart tiñen de rojo Wall Street

Un 'trader' se hace el interesante en el parqué del NYSE. Ampliar foto
Un 'trader' se hace el interesante en el parqué del NYSE. REUTERS

Una combinación de factores adversos ha conducido a los inversores a la toma de beneficios. El crecimiento débil en la zona euro, unos malos datos de actividad en EE UU y, como guinda, la posible intención del Gobierno griego de establecer un impuesto a los tenedores de la deuda pública helena, desmentida por el ejecutivo de aque país, han complicando mucho la sesión. El Ibex, tras llegar a subir alrededor de un 0,5% y rozar sus máximos anuales, se dio la vuelta y llegó a perder cerca de un 3%. No solo se aleja de los máximos anuales de 10.677 puntos que marcó en abril, sino que pierde los 10.400 puntos en su peor sesión desde finales de enero. El índice cae un 2,35% hasta los 10.325,2 puntos.

El Ibex ha sido, junto al FTSE MIB italiano, el peor índice del continente. Tras los ligeros ascensos en lo que va de semana, el selectivo español pierde todo lo ganado desde el lunes y vuelve a niveles de finales de abril. Los descensos en los principales índices de Wall Street, con caídas que van desde el 1% del Dow Jones hasta el 1,4% del Nasdaq, oscurecen aún más el panorama. Los resultados de Wallmart, que ganó un 5% menos en el primer trimestre,  y unos malos datos de producción y del mercado inmobiliario están detrás de estos descensos. En el selectivo español, Sacyr ha caído un 6,53%; Sabadell, un 5,97%; IAG, un 5,5%; Gamesa, un 5,34%, Popular, un 5,09%... Sesión muy adversa en la que solo Viscofan ha cerrado en verde.

IBEX 35 6.950,50 -0,11%

Las informaciones sobre un posible impuesto a los tenedores de la deuda pública del país heleno han generado gran inestabilidad en los mercados. El ministro de Finanzas de Grecia ha negado que vaya a establecer ese impuesto. Se había especulado en el mercado con esta posibilidad, lo que ha disparado la rentabilidad de la deuda periférica y ha afectado a las Bolsas. Sin embargo, el Gobierno heleno ha desmentido la información. Según recoge la agencia Reuters, el ejecutivo heleno asegura que no habrá tal impuesto. El documento que han citado los inversores para hablar de esta posible nueva tasa, aseguran, solo se ha elaborado para aclarar que el anterior régimen fiscal del 33% a entidades extranjeras y del 22% a individuos ha sido abolido a partir de este año y que las ganancias por compras de deuda pública deberán tributar con la ley del 2012. "Las informaciones sobre un impuesto retroactivo o la intención de implantarlo son totalmente falsas", han zanjado. La Bolsa griega ha perdido más de un 4%.

La primera decepción del día llegaba con las débiles cifras de crecimiento en la zona euro y en varios países europeos han sido la principal referencia de la jornada. Los inversores no lo han digerido bien. La eurozona creció dos décimas en el primer trimestre del año. Tan solo convence el crecimiento de Alemania, que subió un 0,8%. Francia se mantuvo estable y seis países de la zona euro registraron una contracción: Países Bajos, cuyo PIB retrocedió un 1,4 %, Estonia (-1,2 % ), Chipre (-0,7 %), Portugal (-0,7 %), Finlandia (-0,4 %) e Italia (-0,1 %). Flojos datos.

Hoy también se han conocido varias referencias macroeconómicas en Estados Unidos como el IPC de abril, que subió dos décimas hasta el 2% o las peticiones semanales de desempleo, que cayeron hasta las 297.000, su nivel más bajo desde mayo de 2007 y mejor de lo esperado por el consenso. Sin embargo, han pesado más las noticias negativas como la producción industrial del pasado mes, que registró su mayor caída en año y medio al descender un 0,6%. Ha decepcionado también el índice NAHB del mercado inmobiliario, con caídas en abril y revisión a la baja de su dato de marzo. Hoy, Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal, intervendrá en una conferencia de la pequeña empresa, aunque lo hará ya con los mercados de valores cerrados.

La información sobre el posible impuesto en Grecia, luego desmentida, ha provocado un efecto devastador en el mercado secundario de deuda. El interés del bono heleno a diez años, que empezó la sesión en el 6,31%, subió hasta el 6,81%, máximo en los dos últimos meses. Esta situación ha afectado al resto de la deuda periférica. La rentabilidad del bono español a diez años ha llegado a tocar el 3,06% durante la sesión, pese a alcanzar un nuevo mínimo a comienzos de la jornada. Cierra en el 3,01%. La prima de riesgo también ha subido hasta los 172 puntos básicos, porque los inversores han acudido a refugiarse en el bono germano, cuyo diferencial mide la prima de riesgo española. Ahora se modera hasta los 168 puntos básicos.

En el mercado de divisas, el euro llegó a caer de los 1,37 dólares, pero finalmente se mantiene sin cambios en ese nivel.