La reforma fiscal incluirá beneficios para las familias

Montoro confirma que bajará Sociedades y reducirá tramos en el IRPF

Hacienda rechaza la recomendación de Bruselas de elevar el IVA

IRPF e impuesto de sociedades en España Ampliar foto

Las grandes líneas de la reforma fiscal están trazadas de hace tiempo y ahora lo que se discute es el detalle. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció hoy en Málaga y cuando falta una semana para las elecciones europeas que el Ejecutivo reducirá a cinco el número de tramos actuales en el IRPF que ascienden a siete. Por ejemplo, los contribuyentes con una base imponible hasta 17.707,20 euros tributan al 24,75%, el siguiente tramo hasta 33.000 euros sufre un tipo del 30% y así progresivamente hasta alcanzar el 52% para las rentas que superan los 300.000 euros.

Antes de 2011, el IRPF tenía cuatro tramos y el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero estableció dos más –para rentas superiores a 120.000 y 175.000 euros–. El actual Ejecutivo añadió un escalón adicional a partir de 2012 hasta alcanzar los siete actuales. Si en 2015 el número de tramos se reduce a cinco, es posible que el tipo marginal máximo se establezca para rentas superiores a 120.000 euros frente a los 300.000 euros que contempla ahora la legislación. En cualquier caso, otra opción es que Hacienda rehaga de nuevo los tramos y tipos del impuesto.

La tendencia en España y el mundo va en la línea de simplificar el impuesto. El IRPF español, en 1983, llegó a tener 34 tramos. No siempre un mayor número de escalones implica más progresividad. La mayoría de estudios académicos muestra que los mínimos exentos, la parte de renta que no tributa, pesan más que los tramos y tipos crecientes en la progresividad del IRPF.

En este sentido, Hacienda trabaja con la idea de elevar los mínimos libres de tributación, especialmente para las familias con hijos. Por otra parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya anunció que la reforma fiscal incluirá una medida para liberar del IRPF a los que ganan menos de 12.000 euros anuales. Una medida cuyo impacto será relativo. Actualmente, aquellos que ingresan en torno a 11.000 euros al año tampoco tributan.

España llegó a tener en los años 80 hasta 34 tramos en el impuesto sobre la renta

Montoro también anunció ayer una reducción del impuesto sobre sociedades, cuyo tipo actual asciende al 30% y es uno de los más elevados de la Unión Europea,. falta concretar la magnitud de la reducción. Falta concretar la magnitud de la reducción. El informe del comité de expertos para la reforma fiscal apuesta por rebajar el gravamen del 30% al 25% en una primera fase para, posteriormente, volver a reducirlo hasta el 20%. En principio, Hacienda trabaja con la hipótesis de reducir el tipo hasta el 25%. Sin embargo, también se plantea que esta reducción se aplique de forma paulatina.

Junto a la rebaja de tipos, Hacienda seguirá con su política de reducir beneficios fiscales. Sin embargo, el Ejecutivo ya ha garantizado que mantendrá la deducción por inversiones en I+D y por reinversión de beneficios. Los expertos proponen eliminar ambas desgravaciones.

En el programa de estabilidad que el Gobierno remitió a Bruselas ya se incluyó el efecto de las rebajas del IRPF y Sociedades. Según sus cálculos de Hacienda, ambas medidas permitirán un ahorro el próximo año de 2.485 millones y 607 millones, respectivamente.

El Gobierno de Mariano Rajoy insiste en que no tiene intención de subir el IVA, un impuesto que ya se incrementó en julio de 2010 y septiembre de 2012. Rechaza así las recomendaciones de Bruselas y también de la comisión de expertos, que apostaban por una devaluación fiscal cuando las cuentas de la Seguridad Social lo permitieran. En el ámbito de la fiscalidad indirecta, el Ejecutivo asegura que solo se plantea incrementar los impuestos medioambientales. El Ministerio de Hacienda sostiene que resultaría contraproducente elevar el IVA en un momento en el que España trata de afianzar la recuperación económica. Sin embargo, diversos estudios apuntan que un incremento del IVA acompañado por una rebaja de las cotizaciones sociales resultaría beneficioso para la creación de empleo y la competitividad internacional de las empresas. Ello es así porque reduciría los costes laborales y el aumento impositivo no afectaría a la exportación.