La Fundación BBVA presenta su ránking universitario 2014

Las universidades catalanas son las más productivas de España

La Pompeu Fabra y la Politécnica de Catalunya lideran la clasificación

España destaca por su investigación más que por nivel de docencia o de desarrollo tecnológico

Las universidades más productivas de España Ampliar foto

Los indicadores empleados en la valoración de las universidades (tasa de abandono, número de patentes, citas de sus publicaciones...) suelen favorecer a las más grandes. Para corregir este efecto, la Fundación BBVA propone atender a la productividad de los centros, es decir, a qué resultados obtienen con los mismos recursos.

Aplicando este criterio, y dándole el mismo peso a docencia, investigación e innovación y desarrollo tecnológico, la institución pública que mejor hace los deberes es la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona (pese a contar con poco más de 10.000 estudiantes). El segundo puesto del U-Ranking es para la Universitat Politècnica de Catalunya, también de la Ciudad Condal. Sin la corrección de la productividad las mejor valoradas serían la Complutense y la Universitat de Barcelona, las mayores del país.

Otras clasificaciones, como la la lista de Shanghái, la más respetada del mundo, le otorgan mucho más peso a la investigación que a las otras dos variables más usadas (docencia y desarrollo tecnológico). Con ello se pretende tener en cuenta elementos tan importantes para los alumnos como contar con profesores cualificados (tasa de doctores sobre el total), presupuesto por estudiante, etcétera.

“Hemos constatado que las universidades públicas no han perdido productividad en los años de la crisis”, aseguró ayer Francisco Pérez, catedrático de Análisis Económico de la Universitat de València y director de Investigación del Ivie, durante la presentación del segundo ránking de universidades elaborado por esa institución en colaboración con la Fundación BBVA. “Que no la pierdan en el futuro dependerá de cuánto tiempo duren los ajustes que afectan al sistema educativo y de la capacidad de las universidades de adaptarse a esta situación, por ejemplo saliendo al extranjero a buscar fondos”, apuntó.

La desigualdad es otra de las tónicas del sistema. Las universidades más productivas llegan a doblar en resultados a las peor valoradas (La Rioja, la UNED y La Coruña son las primeras por la cola).

La producción científica sigue siendo el punto fuerte del sistema universitario español. “En la última década se ha mejorado mucho en este ámbito, más que en docencia o el desarrollo tecnológico. Nuestra cuota de producción científica mundial es del 3%”, indicó.

El índice de productividad no tiene en cuenta cuántos recién licenciados se colocan con éxito en el mercado laboral al no facilitar las universidades datos al respecto.