Las empresas premian a sus directivos o estos venden parte de sus acciones

Las últimas salidas a Bolsa dejan 116 millones de ingresos a su directiva

Fernando Basabe, consejero delegado de Applus+
Fernando Basabe, consejero delegado de Applus+

Salir a Bolsa tiene premio para los máximos ejecutivos de las últimas empresas que han debutado. Diez directivos de Applus+ recibirán más de 59 millones de euros; en eDreams cinco gestores han hecho caja con acciones por 14,3 millones. Mientras, los fundadores de Rumbo se han embolsado unos 43 millones.

La sequía de las salidas a Bolsa española ha terminado de sopetón. El dinero extranjero devora el papel español, ya sea en forma de deuda o de acciones. “Es un momento estupendo para colocar títulos de compañías españolas”, señalan desde uno de los bancos que ha llevado a cabo la salida a Bolsa de Applus+.

La empresa de certificación e inspección de vehículos, eDreams Odigeo, la Socimi Lar España y la inmobiliaria Hispania han levantado desde principios de año unos 2.400 millones de euros en total y ya cotizan en la Bolsa española.

También Bravofly Rumbo, compañía italo-española, y sus accionistas han captado un total de 210 millones de euros. La diferencia en este caso es que esta empresa de reservas de viajes ha preferido cotizar en la Bolsa suiza.

El común denominador de todas las salidas al parqué es que los ejecutivos han recibido importantes incentivos. Directamente en forma de bonus, como Applus+, o al desprenderse de una parte relevante de los títulos bajo su control.

No se bonifica la futura trayectoria de la compañía en Bolsa, sino el mero hecho de haber conseguido debutar. El montante que reciben los ejecutivos suele estar estrechamente vinculado al precio de la colocación.

Así ha ocurrido con los directivos de eDreams, que han hecho caja con parte de su participación en la compañía. Javier Pérez-Tenessa ha vendido cerca de un millones de acciones en la oferta y ha conseguido con la desinversión un total de 9,8 millones de euros. Otros cuatro directivos de la empresa turística –Mauricio Prieto, James Hare, Dana Philip Dunne y Philipe Vimard– se han embolsado otros 4,5 millones de euros con la venta de parte de su participación. El director financiero, David Elízaga, ha optado por no vender en la oferta ni una sola de las acciones que atesora en la compañía. Pero las ventas de sus colegas han dejado el capital en poder de estos seis ejecutivos en el 3,2% frente al 4,7%.

En Applus+ los directivos no han vendido acciones; es más, no las tenían. Pero aun así sacarán partido del debut. Los compromisos adquiridos por planes de incentivos con la alta dirección ascienden a unos 74,9 millones de euros, de los que 33,1 se pagarán en efectivo y 41,7 en acciones entre 2015 y 2017, explica la empresa en el folleto remitido a la CNMV. El plan de incentivos relacionado directamente con la salida a Bolsa está valorado en unos 59 millones de euros, de los que 20 se pagarán en efectivo. Diez directivos de la empresa se embolsarán esta cantidad. Fernando Basabe, el consejero delegado de la empresa, cobrará 9,95 millones de euros en efectivo por la salida a Bolsa de Aplus+. El máximo directivo de la compañía también recibirá unos 18 millones de euros en acciones. Los otros nueve directivos beneficiados por este plan recibirá unos 39 millones de euros, entre el dinero contante y sonante y los títulos. Eso sí, los agraciados con el plan no pueden deshacerse de las acciones cuando quieran. Tendrán que esperar a 2015, año en que podrán vender una tercera parte del total, y ya en 2016 y 2017 podrán hacer caja con el resto. Uno de los epígrafes del folleto que desglosa los riesgos de la firma advierte que “los pagos y las primas satisfechos bajo los planes de incentivos a la alta dirección pueden impactar en su situación financiera”. Eso sí, tanto el consejero delegado de Applus+ como el director financiero, Joan Amigó, han invertido 5,8 millones en adquirir acciones en la oferta.

En Rumbo Bravofly, de acuerdo a las declaraciones realizadas por su presidente, Fabio Cannavale, tanto él como el cofundador del grupo han reducido su participación en la compañía hasta el 34% desde el 49%, según recoge Bloomberg. Esto implica que han vendido alrededor de un 1,1 millones de acciones, valoradas cada una de ellas a 48 francos suizos. A este precio, los fundadores de la compañía de viajes por internet se han embolsado unos 43 millones de euros. El resto de los accionistas que vendieron en la colocación han ingresado cerca de 80 millones de euros.

Planes de otros debuts

NPG. La tecnológica, que debutó en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) el pasado 24 de abril, no incluye un programa de incentivos a sus directivos. Pero dio un préstamo a interés cero a algunos empleados (un máximo de 20) para que compraran acciones por hasta 30.000 euros cada uno con un plazo de reembolso de 28 meses. NPG se compromete a comprar las acciones del colectivo de empleados salvo que superen un 20% el precio al que fueron adquiridas. Los empleados se comprometen a no vender más del 50% de las acciones hasta que termine el plazo de reembolso._

Amadeus. Debutó en abril de 2010. Seis altos directivos se llevaron unos 44 millones de euros de incentivos, es decir, en torno a 7,3 millones de euros cada uno. Los altos directivos de la empresa eran David V. Jones (presidente), Luis Maroto, Philippe Chereque, Jean-Paul Hamon, Eberhard Haag y Tomás López. El coste total del plan de incentivos rondó los 300 millones de euros.

Dia: Debutó en la Bolsa en 2011. Entre las novedades que incluyó la empresa en su salto al parqué se encuentra la puesta en marcha de un plan de incentivos a la dirección. El mes pasado, la empresa aprobó un plan de incentivos a largo plazo mediante la entrega de acciones a directivos de la compañía, entre los que se encuentra su consejero ejecutivo. Unas 250 personas están en ese plan, que está condicionado al cumplimiento de un objetivo de negocio de la sociedad entre 2014 y 2016.