Editorial

Unos resultados para despegar

El resumen de las cuentas de las empresas del Ibex en el primer trimestre requiere un análisis cauteloso. Y esto es así porque la lógica indica que la evolución de las cuentas empresariales debería ir paralela a la evolución general de la economía y, por tanto, reflejar esa mejora que, aunque leve y lentamente, sí se está manifestando en la actividad. A pesar de que la foto fija de los resultados de enero a marzo presenta una caída en torno al 6%, los expertos esperan que, en un escenario de reactivación como el que dibujan los principales servicios de estudios nacionales e internacionales, las empresas experimenten un impulso en sus resultados. En lo que se refiere a la evolución de las cuentas, estas presentan un panorama halagüeño por diferentes razones. Por un lado, la importante actividad exterior de las empresas españolas ha jugado esta vez en contra debido a la fortaleza del euro, al que el BCE quiere poner en la senda de la moderación. Además, la comparación con el primer trimestre de 2013 se ve perjudicada por el importante componente de extraordinarios a que se vieron obligadas muchas empresas el pasado año para mantener el beneficio. Hoy, la mejora de los estados financieros, los ajustes de costes y capacidad y los movimientos corporativos acometidos por las compañías hacen que los resultados a marzo se puedan interpretar sin miedo como un punto de despegue.