Fernando Garrido, director general del área de acción social de Fundación Mapfre

“Emplear a un joven seis meses le costará a una pyme 300 euros”

“Emplear a un joven seis meses le costará a una pyme 300 euros”

Desde 2008 al frente de la política de acción social dela Fundación Mapfre, Fernando Garrido (Santander, 1965) dirige desde el 1 de enero de este año una renovada área fruto de la reorganización del grupo. El objetivo es “identificar mejor los problemas de la sociedad”. De ahí la apuesta de enfocarse también en el empleo juvenil con el programa Accedemos, del que se lanza la segunda edición. Con una doble función, promover el empleo joven (de 18 a 29 años) y animar a las pymes a la contratación para crecer.

 

Pregunta. ¿La reorganización de Mapfre ha convertido el instituto que usted dirigía en el área de acción social, ¿qué ha cambiado?

Respuesta. Cambiar, en cuanto al área en sí, de momento, poco. Lo que sí va a cambiar es la filosofía de trabajo de toda la fundación. Vamos a adecuarnos más a los problemas reales de la sociedad.

“El 58% de las empresas que han participado están haciendo indefinidos los contratos”

P. ¿Cuáles son las líneas estratégicas?

R. Hay un cambio importante en nuestra actuación en España. Hasta ahora, el eje era la discapacidad y en los próximos años el enfoque va a ser ayudar a reducir las tasas de desempleo. Lo que se nos ha pedido es una mayor cercanía a los problemas sociales. Y el problema más importante ahora mismo de la sociedad española, a nadie se le escapa, es el paro.

P. ¿Con qué presupuesto cuenta el programa Accedemos?

R. En ningún momento se redujo nada de lo que se había aprobado para la discapacidad, sino que fue un presupuesto extraordinario de dos millones de euros específicamente para el tema del paro.

P. ¿Cuál es el balance del primer año?

R. Estamos muy contentos. El primer año dimos 523 ayudas, con todo lo que eso supuso de aprender, porque realmente nuestra experiencia era cero.

P. ¿Por qué los jóvenes?

R. Tasas de desempleo superiores al 50% son inaceptables. Además, vimos que el segmento de jóvenes más afectado era el de aquellos que se estaban cayendo del ladrillo. De2000 a2006, muchos jóvenes dejaron de estudiar porque tenían la posibilidad de ganar 1.000-1.500 euros con 16 años, sin tener prácticamentela ESOacabada. Ahí se produjo un boom de generación de puestos de trabajo joven que cuando ha venido la crisis de la construcción ha supuesto generar una bolsa de desempleo. Y se encuentran sin herramientas para buscar alternativas.

P. ¿Se da también formación?

R. Lo que incentivamos es que las empresas a las que ayudamos hagan contrato de formación o contrato en prácticas, porque lo que queremos es dar una alternativa a estos jóvenes.

P. ¿Qué empresas solicitan la ayuda?

R. Quisimos evitar que las grandes empresas, que sí están creciendo, fueran las que se beneficiaran de las ayudas. La reducción de empresas y de puestos de trabajo más importante ha sido por el cierre de pymes. Por eso, además de crear empleo para los jóvenes, lo que hemos querido también es que nuestras ayudas vayan específicamente a las pymes. Y hay de todo, desde academias de idiomas hasta centros de psicología, talleres, oficinas de abogados, agencias de viajes…

P. ¿Qué perfil de empleado buscan?

R. Hay dos grandes perfiles, el administrativo y el comercial. Si está creciendo el sector servicios, lo que las empresas van a necesitar es bien gente que esté en la oficina trabajando el papeleo o bien gente que esté vendiendo en la calle.

P. ¿Qué requisitos se exige al joven?

R. El único es que haya terminado la ESO y nos estamos encontrando con otro problema: gente que con 20, 24 o 26 años no ha terminado la ESO. Estamos buscando otras posibilidades para este perfil, ver cómo podemos ayudar. Pero no queremos una actividad asistencial, sino una actividad formativa.

P. ¿Se hace seguimiento?

R. Sí, no queríamos generar bolsas de empleo precario, y para luchar contra eso pusimos un segundo incentivo. Primero, 3.000 euros por un contrato de formación o en prácticas, y unos segundos 3.000 euros si a los seis meses la empresa decide hacerle fijo. Los datos a cierre de abril indican que el 58% de las empresas que han participado en el programa están haciendo indefinidos los contratos iniciales. Creemos que es un éxito.

P. ¿Estas ayudas son compatibles con otras de tipo público o privado?

R. Hemos intentado que no pudiera haber otras ayudas privadas. Las ayudas públicas, bienvenidas sean. Es el caso de la cuota plana dela Seguridad Social.Realmente, tener a un joven entre 18 y 30 años trabajando durante seis meses a una pequeña empresa puede costarle 300 euros, que son el resultado de ingresar 50 euros mensuales de las cuotas dela Seguridad Social.

P. ¿Qué expectativas tiene la nueva edición del programa?

R. El pasado 5 de abril lanzamos la edición de 2014 y ya tenemos 300 solicitudes. Y seguramente antes del verano cubriremos las 600 ayudas. El año pasado lo acotamos en el tiempo, porque no sabíamos muy bien cómo iba a funcionar. Este año lo hemos flexibilizado hasta que cubramos las 600 ayudas.

Fomento del autoempleo

El programa Accedemos incluye como novedad este año un apartado especial para promover el empleo autónomo. “Había un perfil de gente que se estaba quedando en el paro con cuarenta y muchos años o cincuenta y tantos y que lo que querían es seguir trabajando. Y una forma de hacerlo es fomentando el autoempleo”, asegura Fernando Garrido.

El director general de acción social de Fundación Mapfre precisa que de lo que se habla es de autoempleo. “Queremos huir de las connotaciones del emprendimiento. Ahora se han puesto de moda los emprendedores, el emprendimiento. Y parece que te estás dirigiendo a un perfil de titulado superior que se va a montar su start-up, su pequeña empresa. Nosotros vamos a un perfil menos sofisticado. Por ejemplo, gente que ha estado trabajando en una carpintería, que ha tenido que cerrar, para que pueda poner su tiendecita, su pequeño negocio, para seguir haciendo de carpintero, y por cuenta propia”, explica.

Fundación Mapfre ha organizado un seminario presencial gratuito en nueve ciudades que impartirán voluntarios de Secot. “Es una experiencia piloto, vamos a ver cómo funciona”, señala. Además, cuenta con un asesoramiento online, “para aquellos que quieran y pregunten cómo poner en marcha una pequeña empresa o negocio, por dónde empiezo, qué tengo que hacer. Y poder ayudar con trajes a medida a este perfil”. Un perfil que Garrido insiste en que está en la línea de la misma filosofía de Accedemos. “No ese perfil top, de excelencia, del talento del que todo el mundo habla, sino el perfil de gente más humilde, con menos formación, pero con muchísimas ganas de trabajar y con muchísimas ganas de esforzarse para buscarse la vida”, concluye.