Remite cartas al juez Ruz

Sousa asegura que el consejo conocía la situación de Pescanova

Manuel Fernández de Sousa, expresidente de Pescanova.
Manuel Fernández de Sousa, expresidente de Pescanova.

El expresidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, ha indicado que “las tensiones de tesosería” de la empresa “eran conocidas por todos sus gestores” y solicita al juez una serie de diligencias de prueba contra BDO, auditora de las cuentas de Pescanova.

En un escrito remitido al juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz,  Fernández de Sousa informa del contenido de las actas de los consejos de administración celebrados a finales de 2011 en los que se afirma que “en el pasivo crece el endeudamiento para financiar circulante” y que en el consejo de 30 de noviembre de 2011 se barajó incluso la posibilidad de una ampliación de capital, señalando que “una pequeña ampliación de capital tendría como ventaja aumentar el 'free float' y reforzar el balance”.

Según el escrito, en el consejo de 28 de diciembre de 2011 se acordó por unanimidad la convocatoria de junta general extraordinaria para someter a los socios la autorización de emisión de obligaciones o bonos convertibles. En el siguiente consejo, de 24 de febrero de 2012, los consejeros comentaron la colocación de la emisión y el destino del dinero obtenido, señalándose que “de los 160 millones de euros de la emisión, 60 millones se destinaron a recompra y el resto, 100 millones fueron caja para la empresa”.

El escrito remitido al juez, con fecha de 25 de abril, sigue desgranando el contenido de las actas de los siguientes consejos y se pregunta: “¿Cómo puede decirse que los consejeros no eran conscientes de las necesidades de circulante, si las actas recogen un constante seguimiento de esta cuestión?”

En relación a la contabilidad y los estados financieros, el escrito señala que “hay que partir del hecho, ya inocultable, de que el auditor externo de Pescanova, BDO Auditores, así como su socio auditor, Santiago Sañé, conocían y avalaban todas las prácticas contables realizadas en la empresa”.

También indica que “los auditores realizaron un profundo trabajo y tenían un conocimiento detallado de la contabilidad de Pescanova, fruto de su activa presencia y labor para la empresa”.

La defensa del expresidente de Pescanova solicita al juzgado que acuerde la práctica de una serie de diligencia de pruebas a BDO para que aporte diversa documentación.