Tribuna

Comparar para ahorrar mejor

En el contexto actual, en el que más del 30% de los españoles afirma que su situación económica personal es negativa y el doble de los ciudadanos sostiene que esta situación es peor que hace cinco años, podemos afirmar que la crisis económica ha mermado la capacidad ahorradora de los españoles. De hecho, los últimos datos del INE correspondientes al cuarto trimestre de 2013, muestran que la tasa de ahorro de las familias españolas se mantuvo igual respecto al mismo periodo del año anterior y se situó en el 10,4% de su renta disponible.

Estos datos nos permiten constatar que la complicada situación económica no ha dejado a los españoles ahorrar todo lo que querrían pero sí que su esfuerzo ahorrador se ha convertido en una realidad consiguiendo mantener los niveles de 2012. Como muestran los datos del primer estudio Comparación online hacia el ahorro inteligente de Rastreator.com, la crisis ha concienciado a los españoles de la necesidad de ahorrar, tal y como afirman cuatro de cada diez encuestados. De hecho, el 96% asegura que seguirá ahorrando cuando finalice la crisis, lo que pone de relevancia que a pesar de las circunstancias económicas, la cultura del ahorro es una realidad confirmada.

Además, nuevos hábitos de compra han aparecido en los últimos años promovidos por las exigencias de interactuación de los clientes y la difícil situación económica. El boom de las nuevas tecnologías y dispositivos, así como la disponibilidad de internet móvil, han ofrecido a los consumidores la comodidad de tener la información y las posibilidades de compra disponibles en todo momento y en todas partes, y ahora deciden sus caminos personales de compra de forma independiente.

En este contexto aparecieron nuevos actores en el mercado: los comparadores online. Estas herramientas de comparación han contribuido a organizar la oferta y la demanda y ahora los consumidores deciden de qué manera quieren contratar los servicios, con qué compañía y qué particularidades escogen. El comportamiento del cliente está evolucionando y los comparadores de precios responden a este cambio. Así pues, la comparación se ha convertido en una etapa más dentro del proceso completo. Los canales de compra ya no son elementos autónomos, sino partes de un proceso en el que convergen varios actores, por eso hablamos de multicanalidad.

Hace cinco años solo existía lo que hoy llamamos hábito de comparación entre los consumidores españoles en sectores muy específicos como el del turismo. En aquel entonces, las ventajas cualitativas y cuantitativas que la comparación aportaba en los seguros, un mercado cuya naturaleza resultaba compleja para los usuarios, empezó a resultar clara para el consumidor informado y exigente. Desde entonces otros sectores como el de la telefonía han experimentado cambios que se han traducido en nuevas posibilidades para los consumidores. Del mismo modo, creemos que este comportamiento también tendrá lugar en el mercado energético en el medio plazo.

Todos estos cambios han hecho que la industria haya adquirido en España características propias y que, aunque todavía no podamos equipararnos en número de comparativas al de nuestros vecinos europeos, las diferencias ya han comenzado a disiparse. Respecto a estos atributos que confieren a nuestro mercado una identidad propia, podemos destacar que, al contrario de lo que a priori pueda parecer, el consumidor español no se guía únicamente por el precio o la consecución de la mejor oferta. También hemos observado que cada vez se presta más atención a la importancia de contar con un buen servicio y ello anima a los comparadores a seguir trabajando con el fin de poder seguir aportando valor al sector de la comparación.

Si bien todavía nos queda un largo camino por recorrer, los comparadores online han creado en España lo que hoy puede considerarse como hábito de comparación, unívocamente ligado al factor ahorro. Hoy recurrimos a ellos antes de contratar un servicio o comprar un producto, convirtiéndolos en el paso previo ineludible al proceso de compra y reinventando el clásico busque y compare.

Elena Betés es CEO de Rastreator.com.