Pesa 124 gramos y tiene 6,5 milímetros de grosor

Huawei pasa del ‘selfies’ al ‘groufies’ con el nuevo teléfono ultradelgado Ascend P7

Presentación del nuevo teléfono de Huawei en París.
Presentación del nuevo teléfono de Huawei en París.

El gigante asiático Huawei no quiere perder ritmo en la carrera por liderar el mercado de smarphone y hoy ha lanzado a escala mundial su nuevo buque insignia, el Huawei Ascend P7. Un terminal que destaca por su diseño liviano y ultra delgado. El nuevo teléfono inteligente pesa 124 gramos y tiene un grosor de 6,5 milímetros, lo que le coloca como uno de los terminales más finos del mercado. Por ponerlo en contexto, el iPhone 5s tiene 7,6 milímetros y el Galaxy S5, 8,1.

Pese a ser esta una de las especificaciones más destacables del equipo, ya que supone un esfuerzo de miniaturizacion importante, no es la única. Huawei, que cerró 2013 como tercer mayor fabricante del mundo de smartphones, con un 4,8%, sólo por detrás de Samsung (31%) y Apple (15,6%), y seguido muy de cerca por LG (4,8%) y Lenovo (4,5%), ha querido volver a demostrar su capacidad para desarrollar terminales económicos, pero con prestaciones y diseño de alto nivel.

El gigante chino, que ha vendido 4 millones de unidades de Ascend P6, ha cuidado especialmente el diseño del nuevo terminal, que ha rematado en metálico, ha recubierto la carcasa trasera de una capa protectora de vidrio (gorilla glass 3), y todo con una pantalla que ocupa el 72% de la superficie frontal.

Richard Yu, consejero delegado del área de consumo de Huawei, destaco especialmente las mejoras incorporadas a la cámara frontal del equipo, que tiene 8 megapixeles, frente a los 1,2 MP del iPhone 5s y los 2 MP del Galaxy S5. El directivo apunto que el Ascend P7 permite hacer selfies panorámicos. "Con este móvil se pueden hacer autorretratos grupales", dijo. Una nueva opción que los responsables de la compañía bautizaron como groufies. E indicaron que el terminal, que "utiliza un procesador de imagen Altek, de la misma calidad que las cámaras de alta gama", permite hacer igualmente selfies creativos, al combinar varias fotos.

El Ascend P7, que estará disponible desde principios de junio en todos los canales, cuenta con una pantalla Full HD de cinco pulgadas, una memoria RAM de 2 GB y una cámara trasera de 13 megapixeles. La compañía subrayo la capacidad del equipo para tomar muy buenas fotos en cualquier condición de luz, gracias al sensor de luz BSI de cuarta generación de Sony, e hizo especial hincapié en la opción Ultra Snapshot, que permite activar la cámara en 1,2 segundos, simplemente haciendo doble clic en el botón del volumen. Todo para no perder una instantánea deseada.

El equipo, que es 4G LTE, sale a la calle en rosa, blanco y negro, y funciona con el sistema operativo Android 4.4. 2, con un interfaz personalizado por Huawei. Su procesador de cuatro núcleos es de fabricación propia y funciona a 1,8 GHZ. Con las mejoras de conectividad y capacidad de proceso, la compañía presumió de que el equipo puede descargar una película de 1 GB en un minuto.

El nuevo buque insignia de Huawei sale con doble SIM, y pueden utilizarse tanto tarjetas nano como micro. Y, por sí faltaba detalle, el móvil incluye una funcionalidad para utilizarlo como espejo. Incluso simula el efecto vaho para poder escribir sobre el. La batería del equipo es de 2.500 mAh y promete durar dos días con un uso intensivo o dos en uso normal. El fabricante chino ha añadido una tecnología propia que permite cerrar cualquier aplicación que este corriendo en segundo plano para ahorrar batería y la función ultra power saving atenúa la pantalla con el mismo fin. El precio del Ascend P7, que también logra a base de innovación, reducir su temperatura en unos 7 grados Celsius, será de 449 euros.

Yu aseguro que Huawei ha duplicado su reconocimiento de marca y que ya es del 52%. "Con este nuevo terminal hemos redefinido la construcción, la experiencia de cámara y la conectividad, pero no queremos parar aquí. Nos haremos mejores, mejores y mejores, de la mano de nuestro I+D. Queremos hacer lo imposible; redefinir la excelencia, y lo haremos con perseverancia", insistió.

La compañía China sabe que con el nuevo Ascend P7 se juega mucho, porque la competencia no da respiro. Y es que más allá de Apple, Samsung, LG o Sony, se enfrenta a otras empresas de su mismo país, que vienen pegando fuerte. Por un lado, esta Lenovo, que sin una gran apuesta internacional hasta el momento, esta creciendo de manera importante, y ahora preve meter otra velocidad más tras comprar Motorola a Google. Por otro, esta Xiaomi, que en el primer trimestre del año ya se ha convertido en el tercer mayor fabricante de smartphones de China, con una cuota del 11%, sólo por detrás de Samsung (18%) y Lenovo (12%). Huawei tuvo que conformarse con la sexta posición, con un 8% del mercado, y el país asiático es uno de los de mayor peso en el cómputo total.

En este contexto de dura competencia, Ren Zhengfei, el fundador del gigante de telecomunicaciones chino, sabe además que Huawei tiene que crecer todavía más fuera de China y hace unos días señalo a The Wall Street Journal que la intención de la compañía es ampliar su presencia en Europa contratando profesionales europeos, con el fin de ajustar mejor la oferta y servicios de Huawei a este mercado. También indico que están trabajando para restañar la imagen de la firma en EEUU, donde ha sido dañada tras relacionar a la compañía con el gobierno chino y con actos de ciberespionaje. El directivo señalo al citado periodico que cree que tendrán que pasar entre 10 y 20 años para que se considere a Huawei una empresa limpia.