Encuentro con el Consejo Empresarial para la Competitividad

Los empresarios piden a Rajoy que no frene el impulso reformista

El presidente de Santander, Emilio Botín, conversa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Ver fotogalería
El presidente de Santander, Emilio Botín, conversa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El Consejo Empresarial para la Competitividad es un lobby formado por 18 grandes empresas, como Mercadona, Santander, BBVA, Planeta, Mapfre o Mango, entre otras, que ha defendido la fortaleza de España contra viento y marea, incluso cuando el acoso de los mercados y el rescate a la economía parecía inminente. Ellos fueron los que dijeron en mayo de 2012, solo dos meses antes de que la prima de riesgo tocara máximos históricos, rozando los 640 puntos, que el nivel adecuado estaba entre 150 puntos y 200 puntos. Ellos también fueron los que organizaron a finales de 2013 un road show nacional e internacional para mostrar las fortalezas de la economía española. Y así se lo recordaron al presidente durante el almuerzo que mantuvieron ayer con Rajoy en Moncloa. Con anterioridad, los miembros del Consejo Empresarial para la Competitividad, excepto los presidentes de Mercadona y Planeta, Juan Roig y José Manuel Lara, estuvieron reunidos a mediodía en la sede central de Telefónica en Madrid para consensuar lo que le iban a transmitir al presidente del Gobierno. Fue un mensaje de inequívoco apoyo, tal y como avanzó el presidente de Santander, Emilio Botín, horas antes del almuerzo. Preguntado sobre lo que le iba a pedir a Rajoy, dijo que nada. “Únicamente voy a felicitarle por lo bien que lo está haciendo. Yo le voy a decir que lo está haciendo muy bien. Es la verdad”, dijo.

En el transcurso del almuerzo, el presidente del CEC y de Telefónica, César Alierta, presentó un avance de las previsiones que el lobby hará oficiales en junio en un nuevo informe titulado España 2020. En ellas auguran que la economía española crecerá un 1,3% este año (una décima más que el Gobierno) y un 2% en 2015 (dos décimas más). César Alierta (Telefónica), Emilio Botín (Santander), Francisco González (BBVA), Rafael del Pino (Ferrovial) Isaac Andik (Mango) e Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola) fueron los seis representantes del CEC que intervinieron. Todos remarcaron la fuerza que está ganado la recuperación y la necesidad de seguir profundizando en las reformas para que España pueda afianzar su crecimiento, en especial aquellas ligadas a la reindustrialización de un tejido productivo muy deteriorado.

Por su parte, Rajoy repasó con los empresarios el Plan Nacional de Reformas y la actualización del Programa de Estabilidad y puso de manifiesto el vuelco de la economía tras las ganancias de competitividad logradas por la contención de precios y a la moderación salarial. Pese a ello, se comprometió a no relajarse en la lucha contra la crisis “para llegar a generar empleo y seguir avanzando en todos los terrenos, incluidos la reforma fiscal y el ajuste de los desequilibrios”. Rajoy también advirtió sobre los riesgos que para la recuperación tendría la inestabilidad política de la apuesta soberanista en Cataluña e insistió en que está dispuesto a dialogar dentro de los límites de la legalidad y ateniéndose en todo momento a las decisiones del Constitucional y las Cortes.

CEOE reclama una rebaja de cotizaciones

La patronal CEOE presentó un documento de propuestas con motivo de las elecciones europeas, en la que pide, entre otras cuestiones, una rebaja de la presión fiscal, moderación salarial y más flexibilidad interna en las empresas para poder crear empleo. Bajo el título Hacia una Unión Europea fuerte, competitiva y global, el texto será presentado a los candidatos de cada partido en una próxima ronda de reuniones. La patronal señala en un comunicado que el principal objetivo del documento es el impulso de la competitividad de la economía española y europea, “cuya puesta en práctica esté acompañada de una voluntad inequívoca de favorecer el entorno en el que operan las empresas españolas”. Por ello, incide en lo prioritario de generar un entorno favorable al mantenimiento y la creación de empleo, particularmente juvenil, por medio de la rebaja de la presión fiscal sobre el trabajo, la moderación salarial y la flexibilidad interna.

CEOE cree que la competitividad debe ser el eje de las políticas europeas en campos como la industria, la I+D+i, la energía y las infraestructuras y transporte. Asimismo, considera que se deben reforzar los mecanismos de supervisión en favor de un mercado interior europeo cohesionado y eficiente.