La eléctrica tiene una cartera de 40.000 empresas

La eléctrica Factorenergía quiere captar un millón de clientes domésticos

Ofrece por internet un precio fijo y otro variable

Quiere que el consumidor "pase de abonado a cliente"

La veterana de las comercializadoras eléctricas independientes ha decidido dar el salto al segmento del mercado doméstico, en el que espera captar un millón de clientes en tres años. Con 15 años a sus espaldas (nació en 1999 con la liberalización del sector), a Factorenergía se la considera la eléctrica de las empresas, pues mantiene contratos de suministro con 40.000.

El fin de esta especialidad con su incursión en el mercado de particulares comenzó ayer con una campaña publicitaria bajo el lema ¡Por fin hay otra luz!, con la que pretende “que el consumidor pase de abonado a cliente”, según palabras de Emilio Rousaud, director general de Factorenergía.

En una rueda de prensa para presentar este proyecto y el plan estratégico de la compañía, Rousaud, apuntó que sus ofertas se basan en tres pilares:precios competitivos, excelencia en el servicio y sostenibilidad con el consumo de energías renovables.

La empresa ofrece dos productos a los hogares: el llamado factor fijo (un precio por un año con un descuento sobre el precio alternativo de las comercializadoras de referencia) y un factor variable, indexado al mercado mayorista. El potencial de ahorro de este producto se podrá ver cuando los contadores inteligentes estén totalmente operativos.

Factorenergía cuenta con 500 comerciales para el segmento de pymes, en el que hay 1,2 millones de usuarios, pero en el de domésticos, con más de 22 millones, los costes de captación directa “son inasumibles para nosotros”, subrayó Rousaud. Por ello, los particulares contratarán a través de la web de la compañía, que ha habilitado en ella un modelo de contrato.

Las ofertas se centran en el mercado peninsular y “el hecho de contratar por internet ahorra costes”, en palabras de Rousaud. El contrato incluye la optimización de la potencia de los clientes (32.000 empresas se han beneficiado de las bajadas de potencia) y los trámites con la distribuidora. La empresa catalana va a crear una plataforma para exigir la devolución del importe al que tienen derecho los comercializadores a tarifa en el primer trimestre por la diferencia entre el precio del pool y el que el Gobierno aplicó de forma provisional tras la desaparición de la Cesur.

El director general de Factorenergía, considera que el nuevo sistema de precios eléctricos “abren el mercado a la competencia y benefician al consumidor” y es el que ha animado a la compañía a dar el nuevo paso.

 

“Una alternativa a la tradicional oferta del sector”

Factorenergía es propiedad de Emilio Rousaud, que tiene un 35% del capital, y del fondo JZ Internacional,el l 65% restante. Este fondo ha contratado a Lazard para que busque un inversor al que vender su participación. “Los fondos rotan, no son accionistas estables”, dijo Rousaud, quien no quiso hacer comentarios sobre la salida de JZ. Sí recordó que cuando el fondo entró en Factorenergía, en 2010, esta logró un beneficio de 1,5 millones, cifra que se ha multiplicado hasta alcanzar los ocho millones.

En 2013, la comercializadora obtuvo unos ingresos de 426 millones de euros y su ebitda se situó en 21 millones. Tiene una plantilla de un centenar de personas y tiene oficinas en Madrid, Barcelona y Valladolid y delegados en Sevilla y Valencia. Ese año suministró mil millones de kWh a sus 40.000 clientes, de los que 400 millones procedían de fuentes renovables. El objetivo es lograr en 2018 una facturación de 2.000 millones y alcanzar los 150.000 clientes empresariales, que suponen una cuota del 10%.

La empresa catalana se define como “una alternativa sólida a la tradicional oferta del sector eléctrico”.