La nueva financiación repunta el 40% en vivienda

El nuevo crédito se reactiva en marzo y modera la reducción global de deuda

En la imagen, una persona sosteniendo en sus manos monedas de euro (izq) y monedas de franco suizo, en Zurich (Suiza).
En la imagen, una persona sosteniendo en sus manos monedas de euro (izq) y monedas de franco suizo, en Zurich (Suiza). EFE

El proceso de desapalancamiento de familias y empresas continuó en marzo la senda iniciada tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, aunque a un ritmo ligeramente más leve que en meses anteriores, un fenómeno que en buena parte está condicionado por la concesión de crédito nuevo.
Según datos del Banco de España publicados hoy, la deuda que tienen pendiente de devolver las familias se redujo en el mes de marzo hasta los 774.697 millones de euros.

En términos porcentuales, supone una reducción del 5,4% pero en términos absolutos representa una disminución del crédito concedido a las familias de 2.504 millones de euros. Es la reducción mensual más suave desde mayo del pasado año y contrasta también con los 3.384 millones de euros de retroceso registrados en el mes de febrero de este año o los 4.335 millones del mes de enero.

La verdadera reactivación del crédito llegará en el momento en que se registre crecimiento en términos netos. Es decir, cuando se complete el proceso de desapalancamiento y la nueva concesión de financiación resulte mayor que las amortizaciones de crédito. El sector financiero no espera ese incremento hasta el próximo año o, como muy pronto, finales de este ejercicio. Pero sí se detecta ya aumento en la nueva concesión de crédito tanto a pymes como a particulares, en especial en hipotecas.

Así, la nueva concesión de crédito para vivienda aumentó en marzo el 40% interanual, hasta los 2.430 millones de euros –con un alza del 20% respecto al mes anterior– mientras que el crédito al consumo se incrementó el 26,3%, hasta los 1.315 millones de euros. Los nuevos créditos a sociedades no financieras por importe de hasta un millón de euros –la estadística del Banco de España que representaría más fielmente la financiación a la pequeña y mediana empresa– alcanzaron en el mes de marzo los 11.795 millones de euros, lo que supone un avance del 5,08% frente a marzo del año anterior. Los créditos por más de un millón de euros sufren en cambio un recorte interanual del 16,6%, hasta los 18.767 millones de euros.

El conjunto de financiación concedida a las empresas sigue en cualquier caso su trayectoria descendente, próxima ya a dejar el saldo total cerca del billón de euros. En marzo quedó en los 1,050 billones de euros, con un retroceso en tasa interanual del 6,47%, que incluye los préstamos del exterior, por una cuantía de 341.625 millones de euros. Pero si se observa únicamente la financiación concedida por la banca en España, el saldo se reduce a 630.620 millones y el retroceso interanual se hace más profundo, del 11%.

Niveles previos a la crisis

El grueso de la reducción del balance de los bancos y de la disminución en el endeudamiento de las familias y empresas españolas ya se ha completado, aunque la gran mayoría de los bancos aún tengan pendiente equilibrar del todo sus balances, hasta el punto de que los créditos vuelvan a representar un nivel similar al de los depósitos.

Aun así, el nivel global de la deuda está ya en niveles previos al inicio de la crisis. De hecho, la financiación a las familias y hogares ha retrocedido a niveles de noviembre de 2006, al situarse en los 774.697 millones de euros, y la financiación a empresas está en niveles de febrero de 2007, en los 1,05 billones de euros.