5.000 pares de Manolitos se venden por internet al año

El nuevo rey del mocasín

Manuel Blázquez, fundador de Mocasines Manolito.
Manuel Blázquez, fundador de Mocasines Manolito.

Pretende revolucionar la venta de mocasines a través de internet. Aprecios competitivos, 49 euros el par y los gastos de envío incluidos, utilizando materiales de calidad y con el sello de hecho en España. La idea del negocio es de Manuel Blázquez, marbellí de 26 años y licenciado en Derecho. Comenzó trabajando en un despacho de abogados pero desde siempre se sintió atraído por la actividad comercial, por comprar y vender. Y con esa idea comenzó trayendo desde el otro lado del charco, desde Uruguay, y metidos en la maleta unos 50 pares de unos mocasines fabricados en este país. Fue ahí, hace cuatro años y medio, cuando nació Mocasines Manolito, con el fin de “recuperar el zapato mocasín como un complemento clásico pero a la vez moderno para la gente de todas las edades, y lo más importante a un precio asequible”.

Este emprendedor comenzó vendiendo los zapatos que traía de Latinoamérica entre sus amistades. La inversión inicial fue de unos 500 euros. Más tarde empezó a importarlos, y la empresa fue cogiendo cuerpo. El nombre de la empresa surgió de forma natural, “desde pequeño siempre me han llamado Manolito”. Y ahí comenzó todo: “Solo necesitaba un teléfono y un ordenador para vender y atender a los clientes”. Hasta ahora vendía una media de unos 2.500 pares, y la previsión este año, que ya tiene colección de temporada, es alcanzar los 5.000. Además, la fabricación ya la hace en Alicante. “Tomé la decisión porque controlaba mejor la producción, es un producto nacional y utilizo el mismo fabricante que firmas como Ferragamo o Tod’s”, señala Blázquez desde el salón de su casa, en pleno barrio de Salamanca, donde trabaja y que ha convertido en su cuartel general. “El concepto de empresa es muy sencillo, ya que la venta es online y se requiere de muy poca infraestructura. La base es que tenemos una clientela muy fiel”, afirma este empresario, que confiesa no tener horarios. “Cuando tienes una empresa siempre estás conectado porque no puedes desatender cualquier incidencia ni dejar de atender a un cliente, además siempre tienes que estar atento a las tendencias”.

El espacio de trabajo es señorial y muy vistoso, “aquí están todos los recuerdos de familia”, añade, a la vez que señala las fotografías de los suyos, las porcelanas, los libros... Y confiesa que el suyo no es un trabajo solitario, “tengo muchas reuniones con clientes, con proveedores, con gente interesada en este negocio”. El éxito de Mocasines Manolito, además del número de clientes, que cada vez es mayor, se refleja en una nueva fórmula de expansión de la compañía:a través de un sistema de franquiciado de la página web. De hecho, acaba de cerrar un acuerdo para franquiciar la página online en la zona del Benelux (Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo), “ellos controlan sus pedidos pero todo se les manda desde España”. Otra fórmula que está barajando es la de vender, a través de su propia web, fuera de España, “en este caso se encarecería el precio del zapato por el coste del envío”.

Manuel Blázquez no concibe otro canal de venta que no sea internet, “el modelo de comercio físico está muerto”. Su apuesta en este sentido es clara, “si quisiera abrir una tienda, el negocio se iría al garete, de hecho hay muchas marcas jóvenes que quieren abrir tiendas y se ahogan nada más empezar”. En su opinión, la gran revolución del comercio electrónico la ha hecho Amazon, “si con los libros ha sucedido, también puede pasar con los zapatos, lucho por consolidar este modelo, ya que tienes mucha más cercanía con el cliente”. Y en la rapidez, en menos de 48 horas, una vez realizado el pedido, este ya está en su destino. “El servicio tiene que ser impecable”.