El selectivo cierra en 10.474,5 puntos

El bono español pulveriza sus mínimos y el Ibex avanza un 1,6% semanal

Operadores de la Bolsa de Nueva York
Operadores de la Bolsa de Nueva York REUTERS

Era cuestión de apenas unas décimas pero estaba en juego que la rentabilidad del bono español a diez años batiera los mínimos históricos que llevaban vigentes desde septiembre de 2005, marcados entonces en el 3,005%. Ha estado tanteando ese terreno de récord durante tres semanas y fue en la jornada del 1 de mayo y con una negociación en mínimos solo sostenida por los mercados anglosajones cuando el bono se clavó en el 3%, estableciendo un nuevo récord que logró revalidar en la jornada del día siguiente, ya con todos los mercados operativos.

El bono español a diez años, la referencia reina con la que calcular la prima de riesgo y medir el pulso al coste de financiación del Estado, renovó mínimos el viernes y logró incluso perforar el nivel del 3%, marcando el 2,974% y estableciendo también un nuevo mínimo intradía en el 2,971%. La prima de riesgo se benefició del movimiento y cayó por debajo de la barrera de los 150 puntos por primera vez desde junio de 2010, si bien finalizó la jornada en los 152.

IBEX 35 6.856,80 2,38%

La continua afluencia de inversión hacia la deuda soberana española también se aprecia en los plazos más cortos, aunque sea el bono a diez años la referencia más emblemática. Así, el rendimiento del bono a dos años ha caído al 0,74% y el bono a cinco años se paga a un mínimo histórico del 1,66%. El bono español sigue la senda del irlandés, que ya marcó mínimos bajo el 3% a principios de abril, mientras que el italiano aún permanece sobre esa cota.

La decisión de la agencia de calificación financiera Fitch de elevar un escalón el rating de la deuda soberana española –hasta BBB+, alejándolo un poco más del entorno del bono basura– ha sido el último espaldarazo para el bono español a diez años, que queda ya muy lejos de los máximos del 7,6% alcanzados en el verano de 2012, cuando España acababa de pedir el rescate para su banca y se temía por la supervivencia del euro, y contrasta también con el 4,151% al que inició 2014.

La deuda soberana atrae en mayor medida que la Bolsa española a la inversión extranjera. El Ibex se ha movido en el mes de abril en un rango lateral, pendiente de la amenaza de deflación en la zona euro y de la posible respuesta del BCE, de la crisis bélica en Ucrania y de la marcha de la economía de EE UU. Y ha iniciado el mes de mayo con una leve alza del 0,15%, hasta los 10.474,5 puntos, después de tocar los 10.540,5 puntos en la sesión.

A su favor contó con el dato de desempleo publicado por EE UU, que bajó cuatro décimas en abril a una tasa del 6,3%, su mínimo desde septiembre de 2008, justo el mes de la caída de Lehman Brothers. Pero como elemento de presión bajista volvió a aparecer de nuevo Ucrania. El Ejército ucraniano ha iniciado una ofensiva para retomar el control de la ciudad de Slaviansk, en manos de prorrusos, y Moscú ha declarado que da por “muerta” la vía pacífica. La tensión bélica se impuso por tanto el viernes en las Bolsas al buen dato de empleo de EE UU y, con Wall Street cotizando sin apenas cambios, el Dax registró una caída del 0,49%; el Cac perdió el 0,65% y el Euro Stoxx, otro 0,65%.