Puede satisfacer a los aficionados al 4x4

Cherokee, nuevo enfoque pero sin perder carácter

Modelos del Cherokee.
Modelos del Cherokee.

La anterior generación del Cherokee dejó de venderse a finales de 2011, y el que acaba de ponerse a la venta es totalmente nuevo. Su diseño es impactante sobre todo por el frontal. Se mantienen las siete barras, una característica clásica de la marca, pero lo que llama la atención son los afilados grupos ópticos superiores, que integran luces led diurnas. Este coche se fabrica en Toledo (Ohio, EEUU) y mide 4,62 metros de largo, de modo que compite con el Toyota Rav4 (4,57) o el Land Rover Freelander (4,50). En Jeep quieren un coche para vender mucho a familias que normalmente nunca se salen del asfalto, pero a la vez su imagen les obliga a disponer de ciertas cualidades todoterreno. Por eso además de versiones con tracción total también habrá versiones con tracción delantera, cada vez más demandadas porque favorecen un menor consumo.

El Cherokee se comercializa con cuatro sistemas de tracción 4x4, desde el más simple, adecuado para circular en pavimento deslizante, a uno más complejo, para quien quiera adentrarse y superar obstáculos campestres. Además, y como es lógico, en los de tracción delantera (solo con motor diesel de 140 CV) la carrocería está más cerca del suelo (142 mm.) que en los de tracción total. En el Trailhawk, el más campero, la carrocería está a 221 mm.

Los tres acabados disponibles son Longitude, Limited y Trailhawk (solo con motor 3.2). El sistema 4x4 Active Drive I se combina con todos los acabados menos el Trailhawk y pasa de dos a cuatro ruedas motrices de forma automática. El 4x4 Active Drive II (para acabado Limited) incorpora control de descenso y reductora, y el 4x4 Active Drive Lock (solo para Trailhawk) lleva además bloqueo de los diferenciales y un sistema (Selec-Speed Control) para subir y bajar pendientes a velocidad constante sin pisar el acelerador. Todos los Cherokee 4x4 llevan el sistema para modificar el funcionamiento del control de tracción Selec-Terrain, con cuatro modos de trabajo: Auto, Snow, Sport y Sand/Mud. Y el Trailhawk añade un quinto modo, Rock (para rocas).

En cuanto a los motores, la versión más potente del Cherokee lleva un motor de gasolina, el 3.2 litros V6 de 271 CV, pensado sobre todo para el mercado de EEUU. El protagonista comercial será el nuevo motor turbodiesel de 2.0 litros, en versiones de 140 y 170 CV y ambos con el mismo par máximo, 350 Nm. Estas mecánicas favorecen una conducción muy agradable, con una buena insonorización y escasas vibraciones. El diesel menos potente se asocia a un cambio manual de 6 velocidades, y el de 170 CV va acoplado al cambio automático ZF de nueve relaciones. Esta transmisión supone una primicia en el segmento y permite aprovechar al máximo el motor con mayor comodidad. Los cambios son muy suaves, aunque al principio cuesta un poco acostumbrarse a los desarrollos cortos abajo y largos arriba. Pero, por otra parte, con una gama muy amplia de relaciones de transmisión se garantiza una aceleración óptima, emisiones reducidas y un mejor consumo. El 2.0 diesel de 170 CV anuncia un consumo medio de solo 5,8 litros, y el 140 CV manual básico, 5,3.

El interior ha experimentado un avance notable respecto a anteriores Cherokee, donde ni los ajustes, ni el diseño ni la calidad de los plásticos estaba a la altura de los rivales europeos y japoneses. Además todos llevan de serie en la consola una pantalla táctil de cinco pulgadas.

En marcha, la evolución respecto al pasado también es muy destacable, ya que antes era tosco e impreciso. Ahora la suspensión es cómoda sin ser blanda y la dirección más precisa de lo que suele ser normal en un coche de este tipo. Los precios empiezan en los 33.700 euros del 2.0 140 CV 4x2 Longuitude.

 

Jeep Station Wagon, el pionero

Con el actual augue de los SUV (Sport Utility Vehicles) o todocaminos, muchas marcas reclaman para sí el desarrollo del primero de este tipo. Es el caso de Willys Overland que en 1946, solo un año después de la Segunda Guerra Mundial, lanzó el Jeep Station Wagon. Seguía siendo un rudo Jeep, pero la nueva carrocería le dio capacidad y aspecto de coche familiar para excursiones campestres. En todo caso la comodidad que ofrecía era muy inferior a las berlinas americanas de la época. El primer Cherokke propiamente dicho se lanzó en 1974, con un motor V8 de 6.6 litros.

Cherokee de los años 80

El Cherokke más conocido en el mercado español es el lanzado en 1984 (conocido internamente como XJ), un modelo que exitoso y que Jeep reivindica como el primer SUV de tamaño medio. Este ya llevaba carrocería de tres o cinco puertas monocasco, es decir, no un chasis de largueros de acero y la carrocería encima. Se vendió con motores 2.5, 2.8 V6 y 4.0. En España lo distribuyó inicialmente la red Renault, y hubo también una versión con motor 2.5 tubodiesel VM italianos.