La patrimonialista llevará a su junta una ampliación de capital

Sacyr prepara a Testa para la entrada de inversores

La constructora podrá hacer caja vía dividendos de la patrimonialista

Manuel Manrique, presidente de Sacyr.
Manuel Manrique, presidente de Sacyr.

La filial patrimonialista de Sacyr, Testa, se está preparando para su apertura a nuevos socios. La compañía especializada en la explotación de edificios de oficinas celebra junta de accionistas el próximo 2 de junio con un asunto de máxima relevancia en el orden del día: el consejo pide permiso para reducir capital por un importe máximo de 623,5 millones para pagar un dividendo de hasta 518 millones a sus accionistas. Sacyr cuenta con el 99,5% del capital.

Con la operación, el grupo de construcción, concesiones y servicios que preside Manuel Manrique haría caja. A continuación, Testa volvería a ampliar capital para dar entrada a nuevos socios. De producirse este movimiento, que también refuerza a la propia Testa, lo previsible es que Sacyr subiera por encima del 50% del capital para mantener el control de la que califica como "joya de la corona" entre sus activos por la recurrencia de sus ingresos y ebitda.

La decisión de abrir la puerta de Testa a nuevos socios está tomada y era previsible como una de las vías para reforzar a Sacyr. Lo que resta por dirimir es en qué medida se entregan acciones a nuevos partícipes.

La semana pasada el consejo de administración de Sacyr ya autorizó una emisión de bonos convertibles en acciones de nueva emisión o canjeables por títulos ya existentes por importe de 250 millones ampliable a 300. La operación se dirigió a inversores cualificados y sirve para respaldar la expansión internacional en concesiones y en construcción industrial. Además, la compañía anunció una ampliación de capital acelerada de hasta el 7,8%, que dotó a la sociedad de 166 millones en fondos propios.