El bono a 10 años, en mínimos históricos: el Ibex, anclado en niveles de 2011

Por qué la imparable mejora de la deuda deja de impulsar al Ibex

Monitor en la bolsa de Madrid que muestra, entre otras, la prima de riesgo de España.
Monitor en la bolsa de Madrid que muestra, entre otras, la prima de riesgo de España. EFE

España se ve ya muy diferente a ojos de los inversores. Superado el miedo a la periferia, las buenas perspectivas para la economía española se dejan notar tanto en la renta fija como en la renta variable. La mejora de ambos mercados es evidente, pero en los últimos meses la deuda ha acelerado su recuperación, situándose ya en niveles precrisis, mientras que la Bolsa aún se encuentra en niveles de 2011.

Desde finales de 2009, deuda y Bolsa han ido muy ligadas y las tensiones en la deuda se trasladaban al Ibex, así como los momentos de relajación. Pero ahora esa fuerte correlación se ha roto.

La prima de riesgo ronda los 150 puntos básicos, una marca que muchos analistas no esperaban alcanzar hasta la recta final del ejercicio. Y la rentabilidad del bono a diez años está a un paso de su mínimo histórico del 3,005% visto en 2005, en pleno periodo de bonanza económica. El Ibex 35, por su parte, se ha revalorizado más de un 5% en lo que va de año, pese a las tensiones surgidas como la crisis de Ucrania, y cotiza sobre los 10.400 puntos. Sin embargo, aún dista de la zona de los 11.000 puntos en los que se sitúan los máximos de 2011.

Tal y como explica Miguel Ángel Paz, analista de Unicorp Patrimonio, esta divergencia “está provocada por una mayor visibilidad de la renta fija y quizás porque las compañías no terminan de superar expectativas en cuanto a sus resultados”.

Diego González González, socio director de Bull4all Advisors, EAFI, asegura que detrás de esta situación está el “apetito voraz que hay ahora mismo por comprar bonos bonos periféricos en general”. Explica que una vez que ha desaparecido el riesgo de ruptura de los países de la periferia y hay una visión más positiva de sus economías para este 2014, “lo que tiene que dirigir las Bolsas son los resultados y no la prima de riesgo”.

En esta línea, Paz sostiene que en el momento en el que las empresas españolas consigan sorprender positivamente al mercado, “el Ibex tendría que superar la zona de los 11.000 puntos”.

Para José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, también ha entrado en juego “la especulación sobre la compra de deuda por parte del BCE y el temor a un escenario de baja inflación o incluso extremo de deflación”. Matiza que “la expectativa de intervención del BCE presiona las rentabilidades de la deuda, aunque en tipos reales la deuda española sigue ofreciendo rentabilidades muy atractivas”. El bund alemán está en el 1,55%.