Advierte que el crédito seguirá cayendo este año

Fainé adelanta una “progresiva distribución del dividendo en efectivo” desde 2015

Isidro Fainé, presidente de Caixabank.
Isidro Fainé, presidente de Caixabank.

La junta de accionistas de CaixaBank, que ha comenzado este jueves en Barcelona tras la presentación de los resultados del grupo correspondiente al primer trimestre, mantendrá la política trimestral de remuneración al accionista del actual sistema “Programa dividendo/acción”.

Un modelo de pago trimestral de 0,05 euros por acción en el que impera el scrip dividend, o pago en nuevas acciones, que la entidad viene practicando en los últimos tiempos y que ha reducido ligeramente la rentabilidad de la acción frente al año pasado a 18 céntimos por acción –pues la emisión de nuevos títulos diluye su peso- pero bajo una remuneración total similar de unos 1.000 millones.

El presidente de CaixaBank, Isidro Fainé, ha adelantado a sus accionistas, sin embargo, que su intención es “recuperar de manera progresiva la remuneración en efectivo” a partir del próximo ejercicio.

“El objetivo para el año que viene es recuperar de forma progresiva el pago en efectivo. Combinar pagos en efectivo con la posibilidad de elegir efectivo o acciones”, detalló, en lo que podría ser un modelo ya utilizado con anterioridad de pagar dos de los cuatro dividendos anuales con scrip dividend y dos en efectivo.

La idea es ir “elevando progresivamente el efectivo”, con pasos decididos en 2016 “para volver al pago en efectivo lo antes posible”, ha apostillado Fainé, aseverando que para la entidad “los dividendos son sagrados”.

Crédito

Durante su exposición ante el accionariado de CaixaBank, Fainé también ha celebrado la progresiva mejora de la economía global y española, si bien ha advertido que la concesión de crédito no crecerá todavía este año.

“Familias y empresas siguen con el proceso de desapalancamiento de los excesos de la fase expansiva. El saldo de crédito se redujo cerca del 10% en 2013. Este año la caída será menor pero aún significativa”, ha avanzado.

Los datos que maneja la entidad catalana, en concreto, apuntan a una caída del 4% par finales de este año para llegar a 2015 casi en tablas, con una corrección crediticia del 0,8% que abre la puerta a ver un saldo de concesión de crédito positivo a finales del próximo ejercicio.

Con todo, Fainé ha querido aclarar que esta evolución no quiere decir que no se esté repartiendo nuevo crédito, argumentando que el año pasado se concedieron 1,5 millones de préstamos y que la financiación a pymes y familias está aumentando en los primeros meses del año.

En esta línea, Fainé ha celebrado que esta paulatina mejora en la situación del crédito esté ligada a una progresiva mejoría también en los ratios de captación de depósitos.

En cuanto a la situación del mercado inmobiliario, buena parte del cual descansa en los balances de la banca, el presidente de CaixaBank ha sostenido que “los precios de la vivienda han tocado fondo en muchos lugares de España y están cerca de hacerlo en muchas partes”, algo que ha contribuido a atraer a los inversores internacionales.