La entidad capta 100.000 pymes con su nueva campaña

CaixaBank reduce la morosidad por primera vez desde 2006 y ve un cambio de tendencia

El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé (i), y el consejero delegado, Juan Maria Nin, durante la presentación de resultados de la entidad.
El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé (i), y el consejero delegado, Juan Maria Nin, durante la presentación de resultados de la entidad. EFE

“Desde el cuarto trimestre de 2006 hemos visto mes a mes, trimestre a trimestre, como el ratio de morosidad empeoraba. Pero entre el cuarto trimestre de 2013 y el primero de 2014, el ratio mejora”, ha revelado esta mañana el consejero delegado de CaixaBank, Juan María Nin, en la presentación resultados referente a los tres primeros meses del año.

La mejora en la morosidad, concretamente una bajada del 11,66% de diciembre al 11,36% del cierre de marzo, se ha logrado después de reducir la cartera de dudosos en unos 2.000 millones de euros en este periodo, si bien Nin ha detallado que CaixaBank acumula cinco meses consecutivos de reducción de préstamos en mora.

Los datos coinciden con la dinámica experimentada por otras entidades financieras y que el Banco de España revelaba esta misma semana, al hacer público que el dato de morosidad soportada por la banca española cae en términos reales desde 2011.

El incremento de la morosidad para el conjunto del sector desde cerca del 1% de 2008 hasta el actual entorno del 13,5% está siendo una de las mayores lacras para la banca, agravada por la confluencia de una reducción generalizada del crédito concedido y un incremento de los préstamos problemáticos.

“Esta es una mejora que nos anima mucho”, ha expuesto Nin, detallando que “la morosidad prácticamente cae en todos los segmentos” lo que tiene mucho que ver con el hecho de que “cabalgamos sobre una recuperación en el que a medida que el PIB vaya reforzándose cobrará fuerza”, ha defendido.

El consejero delegado de la mayor entidad financiera por volumen de negocio en España ha aseverado, además, que “por primera vez marca tendencia” y se ha mostrado convencido de que si los reguladores financieros no cambian “las reglas del juego”, como ya ha ocurrido en anterioridad con las exigencias sobre créditos refinanciados, ha ilustrado.

Con todo, Nin ha advertido que superar los actuales niveles de morosidad no será cuestión de uno o dos trimestres, sino que el proceso será largo aunque ha remachado que “lo importante es la tendencia”.

El fenómeno de reducción de la mora, no obstante, se está produciendo por la conjunción de varios factores. Por un lado porque disminuyen las entradas en morosidad de los créditos sanos, por otro, porque la provisión al 61% de estas carteras permite a CaixaBank reconocerlos como fallidos y sacarlos de balance llegado el caso, y, por último, porque en el caso de los préstamos con garantía hipotecaria, estos créditos fallidos se traducen en la adjudicación de un inmueble.

Precisamente, CaixaBank ha visto como el número de adjudicados volvía a crecerle en el último trimestre pasando de un volumen de activos inmobiliarios disponibles a la venta de 6.169 millones a uno de 6.412 millones.

En todo caso CaixaBank enmarca esta mejora en la de los márgenes del negocio bancario y celebar, por otra parte, el éxito que ha tenido su reciente estrategia comercial CaixaNegocios, destinada a la captación de pymes.

En concreto, la entidad ha lanzado a cientos de sus empleados a la calle con el objetivo de ganar 200.000 clientes entre las empresas de menor tamaño en un periodo orientativo de dos años. La firma, sin embargo, ha logrado ya prácticamente la mitad, con 98.086 nuevos clientes captados dentro del plan.

Pese a todo, Nin aseveró que se concentrarán de momento en duplicar esta cifra lo antes posible antes de lanzarse a fijar objetivos más ambiciosos en medio de la guerra abierta en el sector este año por la captación de pymes.

En cuanto a la normalización del crédito, Nin aseveró que esta se está produciendo ya “hoy”, si bien matiza que se trata de un cambio progresivo.