Es finalista en la puja por Occidental Hoteles

Barceló saldrá al mercado para reestructurar 733 millones de deuda financiera

Simón Pedro Barceló, copresidente del grupo turístico.
Simón Pedro Barceló, copresidente del grupo turístico.

Barceló Corporación Empresarial, la matriz de Barceló Hotels & Resorts y Viajes Barceló, solicitará a sus accionistas en su próxima junta permiso para “emitir valores de renta fija”. El grupo hotelero estudia acudir al mercado de deuda para emitir renta fija y reducir así su deuda neta financiera, que a cierre de 2012, último ejercicio disponible, se situaba en 732,9 millones.

El grupo turístico, dirigido por Simón Barceló Tous y Simón Pedro Barceló Vadell, se abre así por primera vez a este modelo de financiación, frente al encarecimiento de los diferenciales de los créditos bancarios, y busca con ello mejorar su coste de financiación.

La decisión de Barceló sigue los pasos dados el año pasado por Meliá y NH, las dos cadenas hoteleras españolas que cotizan en el parqué, y que emitieron bonos convertibles. Así, Meliá colocó 250 millones de euros en bonos convertibles en 2013 con un cupón del 4,5%, mientras que NH Hotel Group realizó el pasado mes de octubre dos emisiones, una de 250 millones en bonos convertibles y otra de 250 millones en obligaciones sénior garantizadas.

Fuentes de la cadena hotelera apuntan que la petición a los accionistas para emitir deuda es un primer paso y que la decisión aún no está tomada, aunque han tanteado ya a algunos bancos para analizar su viabilidad.

El grupo celebrará el próximo 30 de mayo su junta de accionistas, en la que prevé aprobar las cuentas de 2013. Barceló finalizó el ejercicio 2012 con un resultado neto de 3,5 millones de euros y una cifra de negocio de 1.547 millones.

De concretarse la emisión, Barceló podría aprovecharla también en caso de que resultara ganadora en la puja por Occidental Hoteles, que cuenta con 19 hoteles en ocho países. La hotelera propiedad de BBVA y Amancio Ortega está analizando diferentes alternativas corporativas, entre ellas su venta. La operación, que podría estar finalizada antes del verano, se encuentra en su fase final con seis ofertas sobre la mesa: Barceló, Marriott, el grupo mexicano Posadas, el fondo de inversión KSL (con el asesoramiento de Iberostar), Host Hotels & Resorts y Grupo Playa y la firma de inversión CPG.

Barceló tampoco descarta compras puntuales en su división hotelera. De esta forma, mantiene su apuesta por crecer en mercados en los que ya tiene presencia, especialmente en países como México, donde quiere elevar su peso, y contar con establecimientos urbanos además de los de playa. Otros mercados donde ve potencial son República Dominicana, Panamá y en países del norte de África. En Europa, planea crecer en Italia, Grecia y Alemania, además de en Turquía. Dentro de sus previsiones para 2014, la hotelera espera que se produzca una rotación de sus activos mediante la sustitución de activos maduros por otros con mayores perspectivas de crecimiento o mediante operaciones de sale & lease back, que le permitan mantener los activos bajo gestión dentro de su cartera.

Interés en el centro de Madrid

Uno de los objetivos de Barceló para este año es posicionarse en el centro de la capital española. La cadena hotelera, que en la actualidad cuenta con tres establecimientos en Madrid, dos de ellos fuera del anillo de la M-30 y uno en Aranjuez, busca un emplazamiento en el centro de la ciudad. Un hotel destinado a complementar su oferta y acercarse al visitante cultural y de compras.
Junto a Madrid, la cadena reconoce su interés por elevar durante este año su presencia en destinos urbanos peninsulares. Además, mantiene su interés en las islas y en la cuenca mediterránea.
Barceló, que cuenta con 140 hoteles distribuidos en 17 países, incorporó durante el año pasado cinco nuevos establecimientos a su cartera, uno de ellos en España, el Barceló Santa Cruz Contemporáneo, dos en Italia, uno en Grecia y otro en México. Además, la firma prevé invertir 100 millones en 2014 en la renovación de varios de sus establecimientos, uno en México y otro en República Checa.