La CNMV y el juzgado declaran administrador concursal

Zinkia, creadora de Pocoyó, declarada en concurso de acreedores

El presidente de Zinkia, la productora de la serie de animación Pocoyó, José María Castillejo.
El presidente de Zinkia, la productora de la serie de animación Pocoyó, José María Castillejo. EFE

El Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid ha declarado en concurso de acreedores a la empresa de contenidos Zinkia, creadora de Pocoyó, tras no haber podido llegar a un acuerdo de refinanciación con una entidad privada titular de un préstamo de 2,5 millones de euros.

 Según ha indicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), se ha designado administrador concursal a Attest Integra, a petición del juzgado y del propio supervisor bursátil.

Zinkia continúa negociando con sus distintos acreedores y con potenciales inversores de cara a completar alguna transacción que permita acelerar la salida de este proceso concursal y normalizar su actividad lo antes posible, “ocasionando el menor daño a su prestigio y al de las marcas de las que es propietaria”, según señaló con motivo de la solicitud del concurso.

El 26 de febrero, y tras presentar el concurso, la CNMV y el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) suspendieron la cotización de Zinkia.

Según indicó recientemente la compañía, el negocio de la sociedad es creciente y con expectativas suficientes para confiar en la viabilidad futura de Zinkia.

En este sentido, Zinkia subrayó que la actividad comercial y el negocio de la sociedad estaban en una fase de desarrollo y crecimiento que permiten afrontar el proceso concursal abierto “con grandes esperanzas de éxito”.

Durante el proceso de negociación de la deuda con los acreedores, Zinkia acordó la refinanciación con sus bonistas, entidades financieras y acreedores comerciales más importantes.

A finales de octubre, la empresa española de contenidos Zinkia acordó presentar el preconcurso de acreedores tras cancelar una emisión de deuda anunciada a principio de dicho mes.

Zinkia adoptó esta decisión a la vista del resultado de la emisión de obligaciones simples Zinkia de octubre (por 7,78 millones y con un cupón anual del 11 %), a la que renunció tras finalizar el proceso de suscripción, así como del análisis de su situación financiera.

La solicitud del concurso en enmarca además dentro del conflicto abierto en el seno de la compañía.

Los exconsejeros Ángel Ortiz Bueno y Alberto Delgado, cesados en la pasada junta de accionistas, acusan al presidente de la compañía, José María Castillejo, de la situación actual que atraviesa el grupo, así como del “fracaso” de las emisiones de bonos.

Asimismo, culpan al presidente de Zinkia del “fracaso” de la emisión de bonos que vencía el 31 de octubre y en la que “se empeñó” a pesar de la seria advertencia realizada por la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV), y en la que no se consiguió el interés de ningún inversor.

Además, el segundo accionista de Zinkia, Miguel Valladares, propietario del 11,2 % de la compañía, también ha acusado a Castillejo de mentir para “desviar la atención sobre la situación real” del grupo.

Valladares respondía así a las acusaciones vertidas por Castillejo, quien aseguró que el segundo accionista de la creadora de Pocoyó pretende desestabilizar la compañía para hacerse con ella a bajo precio.

Zinkia logró un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 1,8 millones de euros, un 60 % inferior a los 4,5 millones de 2012, por la caída de ventas y concesión de licencias.