Cae en más de 8.600 millones desde 2009 por la crisis y las reducciones de deuda

Las 'telecos' de la UE reducen un 53% el dividendo por las guerras de tarifas

Una mujer consulta el móvil en la calle.
Una mujer consulta el móvil en la calle.

Los dividendos de las grandes operadoras europeas de telecomunicaciones, en otros tiempos incluidos entre las principales fórmulas de ahorro o inversión, vive una época muy complicada. Al menos en una buena parte de las compañías del sector. De hecho, más de una ha llegado a suspender esta retribución al accionista.

Así, las cinco mayores operadoras de la zona euro, Deutsche Telekom, Orange, Telefónica, Telecom Italia y KPN van a retribuir este año a sus accionistas con un total de 7.660 millones de euros, una cifra que es un 53% inferior a la pagada en 2009, cuando la retribución rondó los 16.350 millones.

Por compañías, los casos más drásticos son los llevados a cabo por Telecom Italia y la holandesa KPN. Así, el grupo transalpino va a retribuir únicamente con cerca de 165 millones de euros a los tenedores de las acciones de ahorro, tras suspender el dividendo para las acciones ordinarias. Una medida que se incluía en sus planes estratégicos para reducir el endeudamiento. En 2009, Telecom Italia destinó a dividendos cerca de 1.059 millones.

KPN, a su vez, prevé abonar un dividendo de 0,07 euros por acción si finalmente cierra la venta de su filial alemana E-Plus a Telefónica. De ser así, el desembolso sería de 298 millones de euros. En 2009, KPN retribuyó a sus accionistas con 0,69 euros por título, con un desembolso de 2.946 millones.

Entre las grandes empresas, el mayor descenso es el llevado a cabo por Orange. La antigua France Telecom, participada todavía por el estado galo en un 27%, prevé pagar este año un dividendo de 0,60 euros por acción (en 2013 abonó 0,80 euros por título), lo que implicará un desembolso total cercano a 1.589 millones de euros. En 2009, Orange retribuyó a sus accionistas con 1,4 euros por acción, que en su conjunto supuso un pago de 3.708 millones.

Telefónica, por su parte, prevé pagar en 2014 un dividendo de 0,75 euros por acción (misma cifra que en 2013), lo que implica una retribución total valorada en cerca de 3.413 millones de euros. La compañía pagará 0,35 euros por acción en el cuarto trimestre de 2014, bajo la modalidad de scrip dividend y otros 0,40 euros por título en efectivo en el segundo trimestre del 2015.

En 2009, Telefónica abonó a los accionistas un dividendo de 1,15 euros por acción, que supuso un desembolso total de 5.230 millones de euros. En el verano de 2012, la teleco decidió cancelar el pago de dividendos hasta noviembre de 2013, dentro de sus planes de recorte de deuda y de ampliación de la flexibilidad financiera.

Deutsche Telekom, a su vez, prevé retribuir a sus accionistas este año con un dividendo de 0,50 euros por título, lo que implicará un pago total de 2.200 millones de euros. En 2009, la operadora germana abonó por este concepto a los inversores 0,78 euros por acción, con un desembolso total de 3.400 millones. En 2011, 2012 y 2013, la teleco teutona pagó un dividendo de 0,70 euros por título.

Con estos datos, parece claro que la tendencia de reducción del dividendo está extendida al conjunto de la industria de las telecomunicaciones en la zona euro. Según distintas fuentes del sector, esta disminución ha estado motivada por factores determinantes como la crisis económica y las guerras de precios en los principales mercados europeos.

En estos años, la competencia se ha endurecido, provocando una fuerte caída de los ingresos y el beneficio. Así, Telefónica, Telecom Italia, Orange o KPN registraron fuertes caídas del volumen de negocio en sus respectivos mercados de origen.

Además, estas fuentes recuerdan que estas empresas han afrontado planes drásticos de reducción de deuda. En este caso destaca el caso de Telefónica, que recortó su endeudamiento en cerca de 16.000 millones de euros entre junio de 2012 y diciembre de 2013. Orange, a su vez, redujo su deuda en 1.800 millones entre 2009 y 2013, mientras que KPN la redujo en más de 2.200 millones durante el pasado ejercicio.

Vodafone y TeliaSonera, entre las excepciones

Vodafone puede presumir de haber pagado uno de los mayores dividendos de la historia, tras la venta de su 45% en el capital de la operadora estadounidense Verizon Wireless. Y es que sus accionistas fueron retribuidos con un total de 84.000 millones de dólares (unos 60.800 millones de euros), entre dividendo en efectivo y acciones de Verizon, el grupo comprador. Para el ejercicio 2013-13, prevé un dividendo total de 11 peniques por acción, un 8% más que en el año anterior.

TeliaSonera, principal accionista de Yoigo, pagó en 2013 un dividendo de tres coronas suecas por título, ligeramente por encima del año anterior, con un desembolso de 12.990 millones de coronas (unos 1.356 millones de euros). En la misma línea Telenor de Noruega va a pagar en 2014 un dividendo de siete coronas noruegas por acción, un 16% más que en 2013.