Breakingviews

Un rally que ha ido lo bastante lejos

La mega fusión de Lafarge y Holcim de 37.000 millones de euros que crearía la mayor cementera del mundo, ya ha añadido 3.300 millones de euros a la capitalización de mercado combinada, puesto que el acuerdo se filtró el viernes. El ahorro de costes y el aumento de los ingresos podrían valer mucho más con el tiempo. Pero la cautela del mercado es justificable.

Las compañías calculan que la combinación requerirá 1.000 millones en costes de implementación y creará 1.400 millones de euros en sinergias antes de impuestos anuales para el año 2017. De estos, unos 800 millones de euros corresponden al ahorro de costes en áreas como logística, compras y administración. Otros 400 millones provienen de unos menores costes de financiación y un gasto de capital más ajustado. Los últimos 200 millones los conforma la “fertilización cruzada de las carteras de productos de valor añadido”, frase elegante para las sinergias de ingresos más dudosos.

Si todo sale bien, las ganancias ascenderán al 4,4% de las ventas combinadas –un objetivo ambicioso para el sector de los materiales de construcción–. ¿Son los inversores demasiado escépticos? Bueno, incluso si todo va según lo previsto, la fusión que tendrá lugar en 90 países no se cerrará hasta dentro de un año. La incertidumbre se merece un descuento.

Por otra parte está el riesgo regulatorio. Bruselas ha estado investigando la competencia desleal en la industria del cemento desde 2008. Las autoridades antimonopolio podrían exigir concesiones más duras de lo esperado, o tal vez podrían vetar la unión.

Lafarge y Holcim intentan superar a los reguladores con una oferta preventiva de venta de activos con 800 millones de euros de Ebitda. Los recientes acuerdos del sector sugieren un valor razonable de unos 6.500 millones de euros, o un poco menos de una quinta parte de la combinación. Incluso con los acuerdos del mercado al alza, hay un riesgo de que los ingresos resulten ser decepcionantes.

Hay un lado positivo. Si el acuerdo se materializa y la gestión se cumple, podría tener lugar una recalificación de la empresa que sería más rentable. Pero por ahora, los inversores hacen bien en reservarse su opinión.