El grupo de comunicación rechaza la oferta de Bouygues

Vivendi vende su operadora SFR a Numericable

Vivendi vende su operadora SFR a Numericable

El grupo de comunicación Vivendi anunció hoy que venderá su operador de telecomunicaciones SFR a Numericable, lo que significa rechazar la última oferta alternativa que le había presentado ayer Bouygues y poner fin a una feroz batalla empresarial que se ha desarrollado en Francia en las últimas semanas.

En un comunicado, Vivendi señaló que su consejo de vigilancia ha decidido “por unanimidad”, y tras “debates en profundidad” sobre las propuestas del operador de cable Altice/Numericable y de Bouygues Telecom, optar por la primera.

Lo justificó porque es la que “corresponde al proyecto industrial más creador de crecimiento, al más creador de valor para los clientes, los empleados y los asalariados, y la que mejor responde a los objetivos de Vivendi”.

Según sus proyecciones, la operación supondrá un valor total de SFR “superior a los 17.000 millones de euros”, que resultan en primer lugar de los 13.500 millones que Numericable pagará en efectivo cuando se materialice la transacción, a los que se podrían añadir 750 millones de euros suplementarios.

Además, Vivendi conservará un 20 % en el nuevo conjunto que resulte de la fusión de SFR con Numéricable, con posibilidades de ceder esa participación ulteriormente.

Insistió en que ha elegido “la opción más equilibrada entre el cobro en efectivo recibido inmediatamente y la participación en títulos que le permita beneficiarse de la valoración total más elevada”.

Precisó que tiene intención de seguir en el capital de SFR, que es su filial desde hace 27 años, para “confortar su estructura industrial y social”.

Otro argumento en favor del operador de cable es “la calidad del proyecto industrial”, ya que “se basa en una convergencia entre el (teléfono) móvil y el fijo, con sinergias que derivan de la interdependencia de las respectivas redes de las dos entidades fusionadas”.

Vivendi afirmó que si se compara con el proyecto de Bouygues, el de Numericable “es el que garantiza plenamente el desarrollo del empleo a largo plazo, en particular por las inversiones que implica”.

Además, hizo notar que “todos los expertos consultados han concluido” que también es el que “presenta menos riesgos” de que la unión sea rechazada por las autoridades de la competencia, ya que “SFR y Numericable no están presentes en los mismos segmentos de mercado y sus actividades son complementarias”.

El dictamen de Vivendi llega un día después de que hubiera expirado el plazo de tres semanas que se había dado para mantener negociaciones exclusivas con Numericable, y durante las cuales Bouygues, lejos de permanecer inactivo, mejoró su oferta inicial de forma sucesiva.

La última vez que lo hizo fue ayer, cuando propuso pagar 15.000 euros en efectivo a Vivendi, que además se hubiera quedado con un 10 % del conjunto resultante de la fusión SFR-Bouygues, participación valorada inicialmente en 1.000 millones, pero que hubiera subido a 2.000 millones al incorporar las sinergias esperadas.

Bouygues había recibido el respaldo del ministro francés de Industria, Arnaud Montebourg, que había cuestionado la viabilidad del proyecto de Numericable y había atacado al responsable de su casa matriz, Altice, Patrick Drahi, en particular por tener su residencia fiscal en Suiza.

La decisión de Vivendi, de la que su dirección rendirá cuentas ante sus accionistas en la junta programada el próximo 24 de junio, deja en situación delicada a Bouygues en un mercado francés de las telecomunicaciones en el que la competencia se ha endurecido mucho tras la irrupción de Free-Iliad, que ha reventado los precios y reducido la rentabilidad de los otros operadores.

La fusión SFR-Numericable confortará la segunda posición que ya ocupa actualmente la filial de Vivendi, por detrás de Orange, y por delante de Bouygues y Free-Iliad, para los que algunos analistas han anticipado que estarán abocados a unirse.