El ahorro sumará 733 millones en cuatro años

Abertis ajusta costes este año por 280 millones para cerrar el plan de eficiencia

Buscará ahorros en Brasil tras cuatro años de austeridad en España y Francia

Abertis ha basado su resistencia a la caída de tráfico en España y Francia en un plan de eficiencia que concluye este año con un ajuste de costes de 280 millones. El periodo de austeridad impuesto entre 2011 y 2014 arrojará un saldo de ahorro acumulado ligeramente superior a los 730 millones. En los mismos cuatro años, el tráfico diario atendido por Abertis en España ha pasado de los 27.630 vehículos a una cifra actual de 17.800. El desplome ha sido del 34% para la mayor gestora de autopistas del país, con 1.512 kilómetros en operación.

Abertis ajusta costes este año por 280 millones para cerrar el plan de eficiencia

Por el camino se han tomado decisiones como el ajuste de empleo en la filial de telecos Retevisión, de la que han salido 188 trabajadores (19% de la plantilla), o las 419 bajas en las concesionarias españolas de autopistas Acesa, Aucat, Invicat, Aumar, Avasa e Iberpistas, que podrán acumularse hasta este año a medida que se ha ido automatizando el proceso de cobro de los peajes. Los recortes de personal se han acometido en la mayor parte a través de bajas voluntarias, en las que la indemnización ha sido la máxima establecida en el Estatuto de los Trabajadores, y prejubilaciones. Tras ello, se ha firmado un convenio laboral único para todas las concesionarias.

También se ha mejorado la gestión tecnológica y se ha externalizado el mantenimiento; se ha simplificado la estructura de dirección, incluido un recorte en el número de consejeros (de 22 a 17); se busca maximizar el rendimiento de las inversiones a través de un comité específico; se prima la relación online con proveedores y clientes; la deuda bajó en 1.000 millones el año pasado, hasta los 13.155 millones, yse han optimizado la gestión de autopistas y los costes de mantenimiento de las mismas, entre otras acciones.

El plan de eficiencia 2011-2014 va a superar con creces las previsiones iniciales, marcadas en 570 millones de euros. Los ahorro acumulados han sido de 65 millones en 2011, se siguió recortando hasta lograr eficiencias por 230 millones al cierre de 2012; la cifra alcanzó los 456 millones en 2013 y se pretende alcanzar la meta de los citados 733 millones el próximo mes de diciembre.

Abertis prevé un ebitda para este año de unos 3.100 millones (2.923 millones en 2013) un beneficio neto de 650 millones (617 millones el año pasado) y dejará la deuda neta por debajo de los 14.000 millones en términos comparables a los del perímetro con que ha iniciado el ejercicio. Esas previsiones podrían verse fuertemente alteradas si consigue alzarse con las cinco autopistas por las que puja en Australia (Queensland Motorways), con un 51% del consorcio que ha formado con el fondo Hasting.

Segunda fase

Con las estructuras ya ajustadas en España, Abertis prevé arrancar un segundo plan de eficiencia enfocado a sus concesiones en Brasil (nueve concesionarias de autopistas) y a la filial francesa Sanef. También se buscarán mejoras en las estructuras de costes de Hispasat y las autopistas de Chile. La dirección trabaja en esa hoja de ruta con el objetivo de localizar ineficiencias que lleven los ahorros a un mínimo de 980 millones en 2015, los 1.260 millones en 2016 y se cierre 2017 con 1.600 millones en ahorro en el acumulado del periodo 2011-2017. Esa cifra rondaría los 1.700 millones en el más óptimista de los escenarios contemplados.

En Brasil, la filial Arteris supera los 6.600 empleados para la gestión de 3.250 kilómetros de carretera (21% del total de la red de autopistas del país). Solo la implantación del sistema de gestión empresarial SAP, un mayor control de las inversiones y una gestión centralizada promete un ahorro de costes de 60 millones de reales anuales (unos 19,2 millones de euros), según cálculos internos.

Toda una declaración de intenciones del grupo, con 16.000 empleados, es tener una dirección de Recursos Internos y Eficiencia, liderada por Lluis Deulofeu, justo debajo del consejero delegado, Francisco Reynés, y al nivel del director general financiero y de desarrollo corporativo, José Aljaro. De ellos tres cuelgan las direcciones operativas (autopistas y telecos) y las áreas corporativas (jurídico, asuntos europeos, comunicación, relaciones institucionales, etcétera).

 

Pendientes de Bruselas y del Gobierno francés

Los cambios en el Gobierno de Francia, con la ascesión de Manuel Valls al puesto de primer ministro y el nombramiento de los ministros de Economía y Finanzas, Arnaud Montebourg y Michel Sapin, respectivamente, han puesto en alerta a la española Abertis.

La compañía es una de las interesadas en que sea aprobado el plan Relance de inversiones, por el que se destinarán 3.500 millones en el país vecino a la mejora de infraestructuras. De esa cifra, 700 millones serían aportados por Sanef, filial de Abertis, para la remodelación de su red de autopistas. A través de esas mejoras la compañía obtendría entre dos y seis años de extensión en los plazos de concesión.

Mientras el nuevo Gobierno se pronuncia sobre el programa, la CE está estudiando proyecto por proyecto para ver si las inversiones están justificadas y no suponen una ayuda de Estado.