La aseguradora se sitúa como la segunda con mayor beneficio

Allianz España ganó 252 millones en 2013 por el tirón del seguro de vida

Vicente Tardío, presidente de Allianz España.
Vicente Tardío, presidente de Allianz España.

Los cuarteles generales del grupo Allianz, en Múnich, están muy satisfechos con la evolución de su negocio en España. Y no es para menos. En un ejercicio en que la economía nacional se contrajo un 1,2% y la tasa de paro se mantuvo en niveles de alerta roja, las filiales españolas del mayor grupo asegurador de la eurozona lograron beneficios récord.

Allianz España (que además de Allianz Seguros engloba a las filiales Fénix Directo y la joint venture con Banco Popular para gestión de activos y seguros de vida) cerró 2013 con un resultado atribuido de 251,9 millones de euros. Una cifra un 39% superior a la del ejercicio anterior.

Con estas ganancias, la aseguradora presidida por Vicente Tardío desbanca a Catalana Occidente como el segundo mayor grupo asegurador por beneficio (al margen de filiales de grupos bancarios, como Vidacaixa o las aseguradoras de Santander y BBVA). La mayor aseguradora española sigue siendo Mapfre, con 790 millones de beneficio en 2013 (de los que 324 provienen de su negocio en España y Portugal).

Entre los negocios que mejor han funcionado en Allianz destaca la venta de seguros de vida. Durante 2013, la compañía emitió primas de este tipo por importe de 1.224 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 13,8% (frente al retroceso del mercado en este ramo del 3%).

Vicente Tardío explicaba hoy, en la presentación anual de resultados, que la venta de seguros de vida a través de agentes “ha funcionado muy bien, tanto como la venta a través de las oficinas de Banco Popular”. También apuntó que, dentro de este ramo, destacó especialmente la venta de planes de previsión asegurados (el equivalente a los planes de pensiones, dentro del ámbito de los seguros), y los planes de ahorro sistemático.

El consejero delegado de la aseguradora, Iván de la Sota, resaltó que el fuerte crecimiento del negocio de vida también se ha beneficiado del entorno de desconfianza hacia las entidades financieras. Además, la presión que está sufriendo el sistema público de pensiones, con la desvinculación de la pensión al IPC y el retraso de la edad de jubilación también contribuyen a la concienciación de los trabajadores para contratar productos que complementen su pensión, apuntó De la Sota.

Ambos directivos mostraron su disconformidad con las conclusiones de la comisión para la reforma del sistema tributario, que lejos de prever algún tipo de incentivo para el ahorro a largo plazo, propone reducir las exenciones en las aportaciones a los planes de pensiones. “Debería existir una distinción clara entre la tributación del ahorro a largo plazo y a corto plazo, como ocurre en la mayoría de países europeos”, apuntó Tardío, quien criticó el actual sistema por el que los rendimientos financieros que generan los planes de pensiones tributan como renta del trabajo, en lugar de como renta del capital.

Fiscalidad del ahorro

Tardío se mostró convencido de que el Gobierno no incluirá ninguna medida en favor del ahorro previsión. “Antes la excusa era los españoles ahorraban a través del ladrillo y ahora que no hay margen fiscal para tomar medidas”.

Respecto al seguro de automóviles, donde Allianz emitió pólizas por importe de 1.254 millones (-0,4%), Tardío apuntó que los precios parecen haber tocado fondo, aunque aseguró que las primas se mantendrán bastante tiempo aún en niveles muy baratos.