Respaldo del 99,8% de los acreedores.

FCC refinancia 4.512 millones de deuda a un plazo de cuatro años

Juan Béjar y Esther Alcocer, consejero delegado y presidenta de FCC.
Juan Béjar y Esther Alcocer, consejero delegado y presidenta de FCC.

La constructora ha comunicado esta mañana a la CNMV que ha cerrado el proceso de refinanciación de su deuda. De este modo, la banca ha prorrogado el vencimiento de su deuda cuatro años, a contar desde el cirre de la refinanciación. Esta fecha de cierre depende, en todo caso, de la novación de una emisión de 450 millones de euros de deuda convertible que vence en octubre de este año.

La operación cuenta con el respaldo del 99,8% de los acreedores de la sociedad presidida por Esther Alcocer Koplowitz. La reestructuración comprende la división de la deuda en dos tramos, uno con 3.162 millones y otro, de 1.612, que será convertible en acciones a precios de mercado. En caso de que la parte convertible se canjee por acciones, el vencimiento de la deuda se prorrogará otros dos años.

A los precios actuales, este volumen de deuda convertible equivaldría, una vez canjeada, al 43% del capital de FCC, que vale en Bolsa 2.105 millones de euros. Si la acción sube, la parte convertible será menor. La primera accionista de la empresa es la sociedad B 1998, controlada a su vez por Esther Koplowitz. Bill Gates tiene el 5,76%.

El calendario de amortización supone el pago de 150 millones a los 24 meses y 175 millones a los 36. El resto de la deuda vence a vencimiento. La empresa podrá ampliar capital para recomprar deuda convertible. El tipo de interés para el primer tramo será del euribor más el 3% el primer año, el 3,5% el segundo y 4% al tercero y cuarto año. El tramo convertible tendrá, por su parte, un tipo de interés de euríbor más el 11% el primer año, el 13% el segundo, el 15% el tercero y el 16% el cuarto año.

La empresa especifica que la operación debe ser aprobada por la junta de accionistas, si bien el accionista de control (la sociedad B 1998) se ha comprometido a apoyar la refinanciación. 

En concreto, la junta tendrá que aprobar la emisión de warrants que serán convertibles en acciones si la empresa no paga o refinancia el segundo tramo de deuda en su vencimiento en 2018, y si así lo deciden el 75% de los acreedores.

El canje por acciones dependerá del precio medio de la acción en las semanas anteriores al canje y del crédito pendiente en este segundo tramo. Eso sí, los warrants no se convertirán en acciones si FCC ha reducido su ratio de entre deuda y beneficio operativo por debajo de cuatro veces o si ha amortizado 1.500 millones de deuda.

La empresa, además, debe pactar con los tenedores de deuda convertible emitida en 2009, 450 millones que vencen en octubre, una extensión del vencimiento y una rebaja del precio de conversión, de 37,85 a 30 euros. Si no hubiese acuerdo entre los bonistas, la empresa solicitaría la homologación judicial de estos acreedores.