La UEFA recauda 1.340 millones por la Champions

La lucha por el título de los 60 millones de euros

La Liga de Campeones llega a los cuartos de final con los gigantes económicos del fútbol

En esta edición, siete de los ocho supervivientes están entre los 11 clubes con más ingresos del mundo

La lucha por el título de los 60 millones de euros Ampliar foto

Como cada primavera, la Liga de Campeones llega a su fase decisiva. Mañana comienzan los cuartos de final de un trofeo casi siempre reservado a los más poderosos, cada vez más en número y en nivel económico, que no reparan en gastos para alcanzar un título que garantiza el trono del fútbol europeo durante al menos un año, un impulso de prestigio y, además, un nivel de ingresos sin comparación.

Considerada la mejor competición del mundo en cuanto a fútbol de clubes, el torneo cuenta en su edición de este año con unos ingresos comerciales de 1.340 millones de euros, cifra que ha ido en ascenso desde su conversión en 1992, cuando apenas contaba con 40. Hasta entonces, no era inusual que equipos como el Oporto, PSV Eindhoven, Steaua de Bucarest o Estrella Roja accedieran a este codiciado trofeo. Pero, como suele pasar, el dinero llama al dinero.

En aquel 1992, la Copa de Europa cambió su denominación a Liga de Campeones. La UEFA centralizó la comercialización de la publicidad, de los derechos televisivos, y profesionalizó la competición a todos los niveles, como relata Sandalio Gómez, presidente del Centro de Investigación sobre Gestión de Entidades Deportivas del IESE, quien reconoce su importancia “por el espectáculo que supone y el monto económico e impacto que genera”. En la actualidad, el 80% de los ingresos comerciales de la competición se reparten entre los clubes. Llegar a la ronda de cuartos de final garantiza, en el caso de los equipos de las ligas más potentes, unos ingresos de al menos 40 millones de euros, gracias sobre todo a la media de 20 millones que reciben por su cuota de mercado televisivo. La victoria final está valorada en cerca de 60 millones de euros. El campeón de la temporada pasada, el Bayern de Munich, se hizo con más de 55 millones; Borussia Dortmund, finalista, ingresó 54, y Real Madrid, Barcelona, semifinalistas, y PSG, cuartofinalista, se situaron en el entorno de los 45 millones, una base nada desdeñable para mantener unas plantillas multimillonarias. A ello se suman los importantes ingresos por abonos, taquillas, merchandising y futuros contratos publicitarios. 

En esta edición, siete de los ocho supervivientes están entre los 11 clubes con más ingresos del mundo. Y además, ya se han garantizado un mínimo de 20 millones de euros solo por su rendimiento deportivo, a lo que habrá que sumar la cuota televisiva. Su supremacía económica les convierte en habituales de las rondas decisivas del torneo: Bayern, Borussia Dortmund, Chelsea, Barcelona y Manchester United han llegado al menos a una final de las últimas tres, el Real Madrid a las últimas tres semifinales, y el PSG, impulsado por el dinero catarí, a cuartos de final en las últimas dos temporadas. El Atlético de Madrid, en la cabeza de la liga española, fue el 20o que más ingresó en la temporada 2012/13 con 120 millones, cuatro veces menos que su rival en cuartos, el Barcelona. “La tendencia clara es que sean los que más presupuesto tengan los que lleguen a estas fases. Es difícil que los equipos más ricos no lleguen hasta semifinales” analiza Sandalio Gómez.

Bayern y Real, los más sólidos

De todos ellos, Real Madrid y Barcelona fueron en la temporada 2012/2013 los que más dinero ingresaron. Los madridistas superaron por segunda vez consecutiva la barrea de los 500 millones de facturación, llegando a la cifra inédita de los 519, según Deloitte. Los culés se mantuvieron en los mismos niveles que en la temporada anterior, con 483 millones.

Su potencial les ha llevado a repartirse los nueve últimos títulos de la liga española, y a convertirse en año tras año en los grandes favoritos de la Liga de Campeones junto al actual campeón, el Bayern de Munich, el tercero en ingresos. Pero tienen una desventaja respecto a los alemanes: sus niveles de deuda.“Los clubes españoles están al borde de tener un capital neto negativo”, analiza Gómez. “Tienen un problema de estructura de balance, de endeudamiento, en especial el Barcelona, y cuentan con unas masas salariales muy altas”. Ambos clubes suelen afrontar sus grandes fichajes mediante la fórmula del crédito, mientras que el Bayern pagó los fichajes de Javi Martínez en 2012, y de Götze en 2013, cada uno de 40 millones de euros, con fondos propios. “Bayern y Real Madrid son los más poderosos.

El Madrid tiene números más tranquilizadores que el Barcelona”, afirma Gómez. Mientras que los españoles basan gran parte de su riqueza en unos ingresos por derechos audiovisuales sin rival, de 188 millones, casi el 40% de todos los ingresos, el Bayern tiene su fuerza en los ingresos comerciales, de 237 millones, el 55% de su estructura de ingresos. Diferentes estilos y el mismo objetivo: alcanzar la gloria en la final de Lisboa.