El grupo reclama un mercado único de la energía en Europa

Iberdrola mantiene la apuesta: ganar un 4% más al año a partir de 2014

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, durante su intervención en la Junta General de Accionistas, donde ha abogado hoy por contar con una política energética común. Ampliar foto
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, durante su intervención en la Junta General de Accionistas, donde ha abogado hoy por contar con una política energética común. EFE

Iberdrola reitera su apuesta de crecer un 4% al año en beneficio neto los dos próximos ejercicios y sobre los resultados de 2014, un ejercicio que será complicado para el sector de la energía por las modificaciones fiscales y regulatorias del Gobierno de Mariano Rajoy. Este fue uno de los mensajes lanzados durante la junta de accionistas de la eléctrica, celebrada ayer en Bilbao. El presidente del grupo, Ignacio Galán, matizó que los cambios normativos tendrán un impacto negativo de 1.300 millones en el balance de este año (fue de 1.000 millones en el de 2013).

En su estrategia hasta 2016, Iberdrola trabajará para reducir su deuda en 1.800 millones netos y dejar el nivel de apalancamiento en el 40% (frente al actual 44%). Sobre las inversiones de 9.600 millones hasta 2016, 2.000 millones se destinarán a España. La mayoría (el 60%) de ese presupuesto se concentrará en Estados Unidos y Reino Unido. Galán reclamó en su discurso a los accionistas que Europa debe tener "una política energética común" y un único regulador. El presidente pidió "marcos regulatorios estables" para que los operadores del sector puedan desarrollar sus "cuantiosas inversiones", que cifró en 2,4 billones de dólares en la UE. Advirtió que las medidas implementadas hasta ahora "se han limitado a recortar ingresos y aumentar tributos" a las empresas, cuando Europa puede enfrentarse a problemas de falta de suministro eléctrico por el déficit de capacidad instalada. "De hecho, añadió, más de 50.000 MW en Europa Continental han sido hibernados o desmantelados, y están previstos varios miles más".

Por ello abogó por "la necesidad de adoptar soluciones urgentes a nivel europeo". La eléctrica repartirá un dividendo de 0,27 euros por acción con cargo a los resultados de 2013 (2.572 millones netos, un 7% menos). Ya ha repartido 0,12 euros por título y otros 0,1444 se abonarán el próximo julio. Para compensar el posible potencial del dividendo flexible, Iberdrola reducirá un 2,09% su capital mediante la amortización de acciones procedentes de la autocartera.