Hacer ‘shopping’ se ha convertido en un atractivo para muchos viajeros que buscan ofertas, lujo o mercadillos

Viajar para comprar, todo es empezar

Viajar para comprar, todo es empezar
Thinkstock

Comprar por comprar es una nueva tendencia, sobre todo entre los turistas más pudientes de los países emergentes. Gastar sin más es una forma de exhibir estatus y presumir. Y las excursiones de compras están de moda.

A los tradicionales mercados de Nueva York, París, Londres o Milán hoy se suman paraísos variopintos como Tokio, Hong Kong, Kuala Lumpur, Singapur, Bangkok, Dubái, Buenos Aires o Madrid.

En un pasado no tan lejano, el único destino de compras que conocían los españoles eran algunas localidades fronterizas con Portugal donde renovar el ajuar doméstico con calidad –mantelerías, toallas y sábanas– salía a precio de ganga con el favorable cambio de la peseta frente al escudo.

Hoy España, zona euro, tiene dos ciudades, Madrid y Barcelona, entre los principales destinos para shopping de Europa. Puerto Banús, en Marbella, se ha hecho hueco también entre las fortunas del Golfo.

Barcelona y Madrid son destinos top en Europa

Para los nuevos multimillonarios rusos y asiáticos, sobre todo chinos, España sigue siendo un país exótico al que identifican más como un destino cultural, gastronómico y de sol y playa que como una oportunidad para el consumo puro y duro.

Sin embargo, España tiene muchas ventajas competitivas en turismo de compras y prueba de ello es el acuerdo firmado recientemente entre El Corte Inglés y Paradores para promocionar conjuntamente este valor añadido en Brasil, Argentina, EE UU y México.

La directora del informe Global Blue, especializado en retail, Paloma Lucas, nos descubre pautas, tendencias, perfiles de consumidores y los mejores lugares donde comprar que hemos podido comprobar in situ. No están todos los que son, pero sí son todos los que están.

Cada uno de los que hemos elegido para ir de compras destacan por alguna razón: oferta y calidad de productos, precios, artículos exclusivos, tiendas de lujo, mercadillos, rebajas, oportunidades y descuentos, pero además son destinos que tienen muchos más atractivos.

Balí: Bueno, bonito, barato y, a veces, falso

Lujo y falsificaciones conviven en las tiendas de Bali.
Lujo y falsificaciones conviven en las tiendas de Bali.

Bali es la isla más conocida y más visitada de Indonesia. Tiene algunas de las mejores playas para surfear. La democratización de Bali como destino turístico, con más conexiones aéreas y vuelos baratos, ha abierto esta bonita isla a más perfiles de viajeros.

La zona de Kuta, en el sur, la primera en sucumbir al desarrollo turístico, es la más comercial y se ha convertido en un búnker para los jóvenes australianos: copas, fiesta, sexo fácil y música. Se puede comprar de todo a buen precio.

En los mercadillos hay que regatear siempre. Abundan las tiendas de marca y centros comerciales en los que conviven sin ningún pudor artículos de lujo con las mejores falsificaciones.

¿Qué comprar? Tallas y máscaras de madera, artesanía local, exquisitos muebles étnicos, perlas de Lombok, de igual calidad que las australianas, con menos fama y más baratas, batik, telas típicas pintadas a mano y sarong (pareos).

Al noroeste de Kuta se encuentran las más exclusivas playas y hoteles de Legian y, sobre todo, Seminyak. Jalan Padma, Jalan Kunti y Jalan Laksmana son las calles más comerciales.

Buenos Aires: Capital del diseño atrevido y sofisticado

Pacífico, uno de los famosos centros comerciales de Buenos Aires.
Pacífico, uno de los famosos centros comerciales de Buenos Aires.

La capital argentina tiene fama de tener los mejores artículos de piel del mundo: por precio, diseño y alta calidad. Los brasileños lo han descubierto y Buenos Aires hace caja con ellos.

¿La razón? El boom económico de Brasil, la cercanía geográfica y los vuelos frecuentes y baratos entre la capital y las principales ciudades brasileñas. Otra ventaja es que las autoridades han sabido posicionar muy bien sus manufacturas con una política de devolución de IVA muy ventajosa.

En la calle Murillo se concentran las tiendas de cuero, más de 50, capitaneadas por la emblemática Murillo 666.

En las avenidas de Florida y Santa Fe se acumulan tiendas de lujo –algunas con ofertas muy buenas–, mientras que en la suntuosa avenida Alvear de Recoleta se ubican los grandes como Armani o Louis Vuitton.

El animado barrio de Palermo es famoso por sus tiendas de vanguardia de ropa y zapatos, de atrevidos y sofisticados diseños y la avenida Córdoba es conocida por su outlets (tiendas de descuento). Las ferias de la plaza Belgrano y la de San Telmo son los mercados más populares.

Dubái: De zoco en zoco y de tiendas a lo grande

El Dubai Mall es el más grande del mundo.
El Dubai Mall es el más grande del mundo.

En Dubái uno tiene la sensación de viajar al reino de Midas. Al abrigo de los dividendos del oro negro, el pequeño emirato es un escaparate del lujo. Sacar la tarjeta de plástico y decirse a uno mismo aquello de que no se respire miseria es un recurso para no sentirse culpable.

En Dubái todo es a lo grande, el terreno ganado al mar, los imponentes rascacielos, los zocos, las tiendas, los centros comerciales, las rebajas y su clima.

Las temperaturas, muy altas, no invitan a estar en la calle. Su mercado local es el más importante de la región y tiene el mercado de expatriados con mayor poder adquisitivo del mundo.

El emirato tiene el mayor centro comercial del planeta, el Dubai Mall, con tiendas, parques temáticos, acuario y un largo etcétera, como el festival anual de compras, con descuentos de hasta el 70%, en enero y febrero y otro en verano.

El mall de Emiratos es famoso por su centro vacacional de esquí. En el Zoco del Oro hay 300 joyerías con buenos precios y en el de Bur se compran telas preciosas. Dese un respiro en el Zoco de las Especias.

Kuala Lumpur: Excelencia, buen precio y ofertas

Todo tipo de tiendas y restaurantes en el Pavillion de Kuala Lumpur.
Todo tipo de tiendas y restaurantes en el Pavillion de Kuala Lumpur.

Kuala Lumpur es una de las ciudades más fascinantes del sudeste asiático y no le dejará indiferente. Como tampoco sus famosas torres Petronas, aunque pueda que se sienta un poco decepcionado al cruzar el puente que las une.

Sea la época que sea, las calles de Kuala Lumpur siempre estarán adornadas con miles de lucecitas centelleantes como durante nuestra Navidad.

Con este paisaje y un centro comercial en cada esquina, como Utama y Pavillion, y mercados de todo tipo por doquier, la tentación de comprar es grande.

La zona comercial de Bukit Bintang es la más moderna, con todo tipo de tiendas y restaurantes. Los mercados, algunos nocturnos, como los de Jalang Petaling o el de Chow Kit, en el barrio chino, ofrecen magníficas imitaciones. Hay que regatear.

La seguridad de sus calles, la amplitud de horarios, ofertas constantes, incluso en primeras marcas, y todas las facilidades para que el turista pueda gastar a su gusto, posicionan a la capital malasia como uno de los mejores destinos de compras con tres centros comerciales entre los diez más grandes del mundo.

Londres: Cara y diversa, pero siempre irresistible

La tienda de Apple es una de las más visitadas de Londres.
La tienda de Apple es una de las más visitadas de Londres.

La capital británica figura siempre en todos los rankings como uno de los principales destinos de compras del mundo. En Europa supera a todas sus competidores en número de tiendas, en oferta de marcas locales e internacionales y también en precios.

Es una ciudad muy cara, pero ni siquiera los precios resultan disuasorios para una escapada. Oxford Street es una de las calles más populares con más de 300 tiendas de todas las cadenas de moda, entre ellas la local Mark & Spencer. Estos almacenes son, junto con Harrods, en el barrio de Knightsbridge, de los más conocidos.

Hamleys, una juguetería impresionante, está en Regent Street. Esta calle y Carnaby Street están repletas de tiendas de moda caras. Cerca de Picadilly está Fortnum & Mason. Dedicada a la venta de té, es una de las casas más grandes de Londres, data de 1707, ofrece más de 60 variedades de té y es proveedor real.

Las firmas de lujo están en Bond Street. El mercado de Portobello es conocido por sus antigüedades y el de Camden Town es una buena opción para los más alternativos.

Nueva York: Sin necesidad de carta de presentación

Zara abrió su primera tienda en la Quinta Avenida.
Zara abrió su primera tienda en la Quinta Avenida.

La ciudad de los rascacielos lo tiene todo para que su experiencia de compras sea inolvidable. Todo lo que quiera está en Nueva York y no se preocupe por los precios, hay artículos a medida de cualquier bolsillo.

La Gran Manzana es una gran tentación ya sea fashionista, excéntrico, coleccionista, comprador compulsivo o simplemente pase por allí. A diferencia de otras ¿rivales?, no tiene necesidad de fomentar el consumo. Nueva York se vende solo.

En electrónica y material deportivo se pueden encontrar muy buenas ofertas. La tienda de Apple en la Quinta Avenida es una atracción más para los turistas. En esta calle, la más celebre de Manhattan, están las tiendas de marcas y en la Quinta con la calle 57 se encuentra Tiffany, la joyería más renombrada del mundo. No tema entrar, habrá algo que pueda adquirir.

Macy’s, cerca de Penn Station, son los almacenes más populares. En Chinatown encontrará imitaciones de todo, pero tendrá que regatear y los outlets de las afueras, como Woodbury Common Premium, no tienen parangón en el mundo.

Madrid: El lujo y el glamour más accesibles

Los escaparates de la milla de oro madrileña son tentadores.
Los escaparates de la milla de oro madrileña son tentadores.

Madrid es una de las ciudades más desconocidas entre el turismo de compras, pero es la mejor opción de Europa para encontrar artículos de lujo al mejor precio.

En el barrio de Salamanca, con sus suntuosos edificios del siglo XIX, se dan cita las tiendas de lujo. Su milla de oro, las calles Ortega y Gasset, Velázquez y Serrano, concentran las tiendas de diseñadores como Chanel, Gucci, Vuitton, Loewe o Manolo Blahnik con sus escaparates irresistibles.

Los japoneses se dieron cuenta. Hoy chinos y rusos se disputan el glamour madrileño, se hacen notar en outlets, centros comerciales y en tiendas de artículos únicos como las capas de Seseña (calle de la Cruz) o los abanicos de Casa Diego (Puerta del Sol).

Gran Vía, una de las principales arterias, está llena de populares cadenas de moda. Muchas se ubican en hermosos edificios históricos y muy cerca de Preciados.

Otra calle, Fuencarral, y el barrio de Chueca tienen las tiendas más modernas, cool y especiales. El Rastro es el mercado más popular y las gastrotiendas de San Antón y San Miguel están de moda.

Dime cómo compras y te diré de dónde eres

Viajar para comprar, todo es empezar
Thinkstock

¡Que vienen los chinos!
Son los nuevos ricos. Obsesionados con las marcas de lujo, entienden las compras como acuerdos ventajosos, llevan en su ADN el regateo, cierran centros comerciales y les encantan los outlets. Dedican días enteros solo al consumo.

Desde Rusia con amor
Y sin límite de crédito. Junto con los chinos, presumen de su estatus de nuevos multimillonarios. Exhibicionistas y marquistas, para los rusos la exclusividad manda. Adictos a las millas de oro de cada ciudad, buscan lujo, ediciones limitadas y artículos al alcance de muy pocos.

‘Yanquis come home’
Si toman un vuelo de larga distancia, echan la casa por la ventana y ostentan su poder adquisitivo. Suelen viajar con paquetes cerrados y compran casi cualquier cosa, sobre todo en Europa. Pocas veces se fijan en el precio… cuando el dólar cotiza al alza.

“Give me two, please”
Del “deme dos, por favor” ante el favorable cambio de la peseta frente al dólar en los felices noventa, los españoles hemos pasado a comprar lo justo. Las compras en los viajes no son una prioridad aunque no desaprovechamos oportunidades, sobre todo en electrónica y deporte.