El grupo registró unos números rojos de 29 millones de euros

Ibercaja encadena su segundo año de pérdidas por el saneamiento de Banco Caja3

Una sucursal de Ibercaja, en Madrid.
Una sucursal de Ibercaja, en Madrid.

El grupo Ibercaja sufrió en 2013 por el proceso de digestión de la compra de Banco Caja3 (fruto de la fusión de Caja Inmaculada, Cajacírculo y Caja de Badajoz). La entidad presidida por Amado Franco ha debido realizar un esfuerzo en dotaciones por valor de 421 millones de euros durante el año pasado, con las que ha completado los saneamientos a los que debía hacer frente Caja3. "Como consecuencia de ese importante esfuerzo", explica en un comunidado, el ejercicio arroja unos resultados negativos de 29 millones de euros. El ejercicio precedente, cuando fue la propia Ibercaja quien afrontó los exigentes decretos de saneamientos inmobiliarios, las pérdidas fueron de 485 millones de euros.

Pese a los números rojos, la mayoría de los indicadores de la cuenta de resultados del grupo Ibercaja indican que la entidad ha culminado ya el proceso de estabilización y está ya ganando dinero. Su tasa morosidad, que se sitúa en el 10,25%, es un 25% inferior a la media del sistema y, en crédito hipotecario individual, es casi la mitad del sector. El grado de cobertura total sobre los riesgos dudosos es del 57%, por encima de la media del sector. Este sólido nivel es consecuencia de las dotaciones efectuadas en los dos últimos ejercicios, que suman casi 1.900 millones de euros.

De acuerdo con el balance de 2013, Ibercaja se ha consolidado como el noveno grupo financiero de España, con un activo de 63.118 millones de euros y 3,3 millones de clientes. En fondos de inversión tiene una cuota de mercado del 4,06%; en planes de pensiones gestiona el 6% y en seguros de vida, el 4,13%.