Según las últimas proyecciones de población del INE

España perderá casi tres millones de habitantes en diez años

El INE calcula que España tendrá una población de poco más de 44 millones de habitantes en 2013.
El INE calcula que España tendrá una población de poco más de 44 millones de habitantes en 2013.

Se van más emigrantes y vienen menos inmigrantes. Este fenómeno que se registra en España desde el año 2010 se ha ido intensificando en el periodo más reciente, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), cuyas nuevas proyecciones de población elaboradas en noviembre de 2013 estiman que España perderá cerca de tres millones de habitantes en diez años, según se publica en el Boletín Económico del Banco de España.

En concreto, España habrá pasado de tener 46,8 millones de habitantes a comienzos de 2013 a poco más de 44 millones en 2023. En sus anteriores previsiones de noviembre de 2012, Estadística calculaba una pérdida de población en el horizonte de una década de unas 700.000 personas menos, aunque apunta que las cifras actualizadas incorporan datos hasta ahora no disponibles y también nuevos supuestos, como “una esperanza de vida ligeramente mayor y una fertilidad algo menor”.

Así, mientras en 2012 se preveía una entrada inmigrantes media anual de 387.710 personas, ahora se supone un flujo constante de 291.909 personas anuales entre 2013-2022. A esto se suman unas salidas de emigrantes que, “además de ser muy elevadas (541.872 personas de media anual), resultan algo superiores a las que se proyectaban hace un año (520.316)”, señala el INE.

Además, estas mayores salidas al exterior previstas afectan fundamentalmente a la población de edades comprendidas entre los 16 y los 64 años, que para 2022 se cifran en alrededor de medio millón de personas menos que en las anteriores proyecciones. Así, la caída de población en este grupo de edad, y que se concentra sobre todo en el colectivo de nacionalidad extranjera, se ha acentuado en el último año, mientras que la problación comprendida entre los 0 y 15 años también se ha visto afectada, aunque en menor medida, y la población de más de 65 años se mantiene practicamente inalterada. Como consecuencia de ello, el INE espera que se agudice el proceso de envejecimiento de la población.

El INE concluye que se confirma que "el episodio de expansión demográfica experimentado en la década anterior, propiciado por unos flujos migratorios muy intensos, ha dado paso, tras la crsis económica, a un periodo gradual de ralentización de la población".