"Le hice una huelga general y nuna le noté resentimiento"

El exsecretario general de UGT Nicolás Redondo ha expresado hoy su “profunda empatía” con el expresidente del Gobierno Adolfo Suárez, con quien simultáneo mandato, y ha dicho que “en 1976 le declaramos una huelga general y nunca le noté resentimiento”.

En declaraciones a Efe, Redondo, que se ha referido así al fallecimiento hoy del expresidente del Gobierno, ha subrayado que Suárez fue un político “coherente, honesto, realista y profundamente democrático” pero además “el número uno y la persona más destacable de la Transición”.

Redondo ha añadido que siempre le encontró “muy realista, muy proclive a los acuerdos y socialmente muy sensible a las demandas de los trabajadores”.

“En noviembre de 1976, declaramos una huelga general al Gobierno de Suárez y nunca le noté resentimiento, al contrario siempre se mantuvo proclive a facilitar los acuerdos y aceptar las demandas de los sindicatos” ha señalado al tiempo que ha dicho que esta actitud “le refleja de manera perfecta”.

El que fuera secretario de UGT entre los años 1976 y 1994 ha incidido en que no se puede olvidar la situación “tan conflictiva” que se vivía durante la Transición, años en los que -en su opinión- Adolfo Suárez “se dejó su carrera porque fue una persona fundamental en el proceso transitorio”.

Redondo ha recordado que cuando era líder de UGT se reunía con frecuencia con el entonces vicepresidente segundo del gabinete de Suárez, Fernando Abril Martorell, para abordar demandas sindicales pero, en ocasiones, a las citas también acudía Adolfo Suárez.

El exsecretario sindical ha revelado que en aquellos tiempos Abril Martorell le decía a Suárez que la negociación con los sindicatos no tenía nada que ver con la que mantenían con los partidos. “Esta es una negociación muy diferente” solía decirle, según palabras de Redondo.

Redondo también ha recordado que la última vez que se encontró con Suárez fue en Toledo en un homenaje en el que también estaba su hijo Adolfo Suárez Illana y donde el fallecido se mostró entonces “un poco desentrenado”.

El exlíder de UGT ha insistido en lo mucho que Suárez “personalizó” en la Transición y ha considerado que en aquella época había que “improvisar permanentemente y él supo improvisar en la dirección correcta”.EFECOM