Nuevo convenio colectivo del sector taurino

Los toreros se bajan el sueldo

Los toreros se bajan el sueldo

Los representantes de varias asociaciones profesionales del sector taurino han presentado hoy las líneas maestras del nuevo convenio colectivo firmado enfocado, básicamente, a eliminar las bolsas de fraude laboral y la competencia desleal.

El empresario Óscar Marinez Labiano, en representación de la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos (ANOET), destacó, en una rueda de prensa, que este nuevo convenio, alcanzado el pasado día 19, “se ha negociado desde unos términos que en principio parecían muy lejanos” y agradeció la “flexibilidad” de todos los sectores para llegar al acuerdo.

El nuevo convenio, con vigencia hasta 2018, “clarifica las relaciones jurídico-laborales del sector, toma medidas contra el fraude y las situaciones de abuso y de competencia desleal en los distintos estamentos y refleja el esfuerzo de los profesionales para adaptar sus condiciones económicas a la situación general del país”, explicó.

Martínez Labiano incidió en que con el nuevo texto se tomarán medidas contra “las bolsas de fraude, las contrataciones inferiores a los establecido y las situaciones de impago, que suponen también competencia desleal para los empresarios”.

Esas medidas se basarán en “favorecer legal y logísticamente a quienes cumplan la normativa” garantizando el pago de los sueldos mínimos antes del espectáculo y el visado de las contrataciones, entre empresas y jefes de cuadrillas y entre estos y sus subalternos, a través de la comisión de seguimiento del convenio y siempre con el “compromiso del sector empresarial”.

Como contrapartida, los sectores profesionales han acordado la congelación de sus sueldos durante 2014 y una subida gradual -el IPC y el IPC más un punto, respectivamente- de las tablas salariales durante cada dos de las temporadas siguientes.

Además, como medida de fomento al pago por adelantado por parte de las empresas, matadores y subalternos aceptan en tal caso una reducción de sus honorarios en un 7,5%, en el caso de pertenecer al grupo A (los de mayores actuaciones) y de un 10% en el resto de grupos. En ningún caso esta rebaja afectará a los novilleros y sus cuadrillas.

Desde que ANOET denunció el convenio anterior en octubre de 2012, el proceso de negociación entre empresarios y profesionales taurinos ha sido duro, con posturas en principio tan innegociables que necesitaron la mediación del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) a primeros de este año.

Finalmente, ha sido en las últimas semanas cuando las posturas se han suavizado y acercado, en un cambio que Martinez Labiano calificó de conceptual, porque “todos” han sido “conscientes de que no se estaban haciendo bien las cosas”.

El secretario de la Unión de Toreros, el matador de toros Juan Diego, también destacó “el espíritu negociador de todas las partes en un sector con muchas complicaciones. La firma es un acto de responsabilidad y un esfuerzo de todos que esperemos que ayude a la mejora de la Fiesta y a la calidad del espectáculo.

El secretario de la Unión de Picadores y Banderilleros, Fernando Galindo, valoró el esfuerzo “en busca de la paz social” y la ambición de las partes para ir “más allá de lo salarial”.

También destacó Galindo el importante sacrificio económico” hecho por los profesionales “en aras de que se cumplan los requisitos mínimos”, porque veían que “cada vez era más difícil desarrollar” su profesión “con dignidad. Pero ahora lo importante no es la firma del convenio sino su desarrollo”.

Por su parte, José Miguel Villa, de UGT, consideró que “lo importante es que nunca más diga nadie que para que un profesional toree en una plaza la garantía es que esté dispuesto a no cobrar”.