España recibirá 36.000 millones en fondos de la UE hasta 2020

Montoro dice que no subirá el IVA como proponen los expertos

Los fondos de desarrollo regional (FEDER) suman el 53,8% del total

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha insistido en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el Gobierno no tiene intención ni de subir los tipos del IVA ni de pasar bienes y servicios del tipo reducido (10 %) al tipo general (21 %) como ha propuesto el comité de expertos para la reforma fiscal, informa Efe.

El ministro ha vuelto a recordar así que el IVA se subió en septiembre de 2012, “en un momento económico difícil”, y que ese incremento está permitiendo mejorar la recaudación en la medida en que el consumo y la economía se están recuperando. “Ya lo hemos subido, ya hemos hecho un esfuerzo como sociedad y lo hicimos en un momento dramático de nuestra economía”, ha subrayado Montoro.

Fondos de la UE

Por otra parte, Montoro ha adelantado que España recibirá 36.000 millones entre 2014 y 2020 procedentes de los fondos europeos, una cifra similar a la del anterior período. Montoro resaltó la importancia de que España siga siendo receptora neta de los recursos comunitarios.

La mayor parte de los fondos, irán destinados al desarrollo regional. En concreto, los denominados fondos Feder se llevarán 19.393 millones, seguidos por el Fondo Social Europeo (8.446) y el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader). La dotación del Fondo Europeo Marítimo y Pesquero aún está en negociación.

El documento de asociación, que recoge las propuestas elaboradas por un equipo interministerial para gastar esos 36.000 millones, establece como principales prioridades el empleo y la movilidad laboral (5.000 millones) y la I+D+i, con 4.400 millones. Este texto se encuentra en la actualidad en el trámite de audiencia pública y a finales de abril se remitirá la propuesta definitiva a la Comisión Europea. Para su elaboración, el Ejecutivo ha tenido en cuenta las prioridades marcadas por Bruselas para los próximos siete años: la potenciación de la I+D+i, las tecnologias de la ifnoramción, las pymes y la economía de carbono. Todo ello ha llevado a que la inversión en infraestructuras, que en el anterior acuerdo tenía una dotación mucho más elevada, haya quedado reducida a 2.600 millones para transporte sostenible y 1.700 para infraestructuras de saneamiento.En otras palabras que solo destinará el 12% de los fondos estructurales a inversión. Este ajuste se une a los fuertes recortes aprobados en los últimos presupuestos para infraestructuras, lo que supone un duro varapalo para las empresas del sector.