Wall Street recupera las ganancias

Tres claves por las que el giro de la Fed no asusta a los inversores

Las palabras de Janet Yellen en la rueda de prensa que siguió a la reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed sentaron como un jarro de agua de fría a los inversores. La posibilidad de que el banco central estadounidense comience a subir a los tipos a partir de abril o junio de 2015 no gustó al mercado. La Bolsa estadounidense fuer ayer un buen termómetro y hoy era el turno para que las plazas europeas reaccionaran a la noticia. Como era de esperar, los principales índices abrieron a la baja. El Ibex, que en estos momentos modera sus caídas y recupera los 10.000, ha llegado a caer un 1% en una sesión en la que el Tesoro se ha vuelto a saldar con un nuevo éxito.

Mientras el Viejo Continente intenta recuperar las fuerzas, este jueves EE UU ha decido hacer borrón y cuenta nueva y una hora después de la apertura se anota un 0,4% ¿Por qué este cambio de actitud? Las razones por las que los inversores ponen freno a las caídas son cuatro:

1. La economía de EE UU se recupera: a decisión anunciada por Janet Yellen de comenzar a subir tipos una vez finalice el programa de compra de bonos implica que la economía estadounidense “va bien y puede funcionar sin “respiración asistida”, lo que supondría que las políticas monetarias extremas aplicadas estarían comenzando a dar resultados”, señalan desde Link Securities.

2. La subida de tipos, la primera desde 2008, no es inminente: en respuesta a las pregunta de los periodistas, la responsable de la política monetaria estadounidense señaló que el fin de la política expansiva estaba previsto seis meses después de que finalizara el QE3, es decir, que si el fin del programa de compra de bonos adelanta unos meses, el incremento de los tipos estaría previsto para abril del próximo año. Todavía queda por delante más de un año y anticiparse a lo que ocurrirá es demasiado aventurado y más en un entorno como el actual con la depreciación de las divisas emergentes, la crisis de Ucrania y la desaceleración de la economía China como principales focos de incertidumbre.

3. Los indicadores marcarán el ritmo: aunque la Fed tenga en mente un calendario para acabar con esta situación ficticia de tipos en mínimos históricos todo dependerá de los indicadores que se vayan publicando. El banco central estadounidense fija como referencia una tasa de desempleo del 6,5%. No obstante, si la economía se resiente y crece a un ritmo inferior al previsto, la inflación se dispara y se crea menos empleo del esperado Yellen ajustará su programa a las circunstancias, es decir, no es proyecto rígido sino flexible.