Se aplicará ya en las previsiones económicas de primavera que la Comisión publicará en mayo

La UE acuerda un cambio en el método de cálculo del déficit que beneficia a España

BR10 BRUSELAS (BÉLGICA) 20032014.- El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso (izq), y su homólogo del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy (dcha), conversan antes del comienzo de la tradicional cumbre social tripartita, en la que participan junto a los sindidcatos de la UE, y es previa a la cumbre europea de primavera, en Bruselas (Bélgica) hoy, jueves 20 de marzo de 2014. EFEOlivier Hoslet
BR10 BRUSELAS (BÉLGICA) 20/03/2014.- El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso (izq), y su homólogo del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy (dcha), conversan antes del comienzo de la tradicional cumbre social tripartita, en la que participan junto a los sindidcatos de la UE, y es previa a la cumbre europea de primavera, en Bruselas (Bélgica) hoy, jueves 20 de marzo de 2014. EFE/Olivier Hoslet EFE

Los países de la UE han aprobado esta semana un cambio en el método para calcular el déficit público estructural que beneficia especialmente a España, ya que se traducirá en una relajación del esfuerzo de ajuste exigido por Bruselas.

La Comisión aplicará el nuevo método ya en las próximas previsiones económicas de primavera, que se publicarán en mayo y servirán para decidir si el Gobierno de Mariano Rajoy debe adoptar nuevas medidas en 2014 y 2015.

“Puedo confirmar que la revisión propuesta de la metodología para calcular el paro estructural ha sido respaldada esta semana por el Comité de Política Económica”, ha dicho a Europa Press el portavoz de Asuntos Económicos, Simon O'Connor. El Comité reúne a expertos de los 28 Estados miembros. La revisión ya se discutió a finales del año pasado, pero se aplazó por falta de acuerdo.

El cambio afecta a la forma de calcular el denominado déficit estructural, es decir, el desfase presupuestario de un país en condiciones neutras, sin tener en cuenta el impacto de la crisis económica. Desde el inicio de la crisis, este indicador ha adquirido una importancia creciente y el nuevo Tratado de disciplina presupuestaria exige a los Estados miembros reducirlo hasta el 0,5% del PIB.

El método de cálculo que utilizaba hasta ahora Bruselas daba como resultado que buena parte del paro y del déficit en los países en crisis como España se consideraba como estructural y no como cíclico. Ello se traduce en que se exige a estos Estados miembros un esfuerzo de ajuste mayor. se situará este año en el 4,2% y subirá hasta el 5,8% en 2015.

El cambio de metodología tendrá un impacto muy limitado en la mayoría de Estados miembros, con la excepción de España. En el caso de España, se reducirá mucho la proporción de paro que se considera estructural (actualmente el 23%). Ello a su vez reducirá la estimación de déficit estructural (el 4,2% este año y el 5,8% el año que viene, según las últimas previsiones de Bruselas) y por tanto el esfuerzo de ajuste exigido. España debe alcanzar el objetivo de equilibrio presupuestario en 2018.