Lourdes Cavero dimitió de la vicepresidencia de la patronal el 3 de marzo

Fernández recupera a la esposa de Ignacio González para su lista a CEIM

Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid (izquierda) junto a Arturo Fernández, presidente de la patronal madrileña (CEIM).
Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid (izquierda) junto a Arturo Fernández, presidente de la patronal madrileña (CEIM).

Los dos candidatos a presidir la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), el actual presidente, Arturo Fernández, y su oponente, el presidente de la Confederación de Comercio de Madrid (Cocem), Hilario Alfaro, presentaron a última hora del miércoles sus respectivas listas de candidatos a formar parte de la Junta Directiva en el caso de que ganen las elecciones que la patronal celebrará el próximo lunes.

En su lista, Arturo Fernández, ha incluido a Lourdes Cavero, la esposa del presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, que fue vicepresidenta de CEIM hasta el pasado 3 de marzo, cuando el presidente de la patronal aceptó su dimisión de todos sus cargos, que había presentado tres días antes, el 28 de febrero. Por entonces, Cavero explicó públicamente en un comunicado que su dimisión obedecía exclusivamente a motivos personales y que a partir de esos momentos afrontaría “nuevos proyectos profesionales y empresariales”.

De hecho, fuentes patronales confirmaron la inclusión de Cavero en la lista de Fernández, “como una empresaria más”, en representación de la empresa de Subastas Segre, dedicada a las subastas de arte que ella preside. Su incorporación a la lista no garantiza que vaya a formar parte de la Junta Directiva, pero sí abre esa posibilidad.

A pesar de que en el comunicado que hizo entonces público la patronal CEIM no ligaba su dimisión al proceso electoral en el que está inmersa la organización patronal, Cavero –que está imputada por su presunta implicación en blanqueo de capitales y delito fiscal por la compra de un ático de lujo en Estepona (Málaga)– reconoció que no quería ser “ni el mínimo obstáculo ni excusa” para que las elecciones en CEIM se desarrollara con la máxima limpieza y transparencia.

De hecho, la contratación de Cavero (que era la única de los 19 vicepresidentes de la patronal que cobraba un sueldo) ha sido criticada en ocasiones en las últimas semanas por el contrincante de Fernández a la presidencia, Hilario Alfaro, y quienes le apoyan. En cualquier caso, fuentes patronales aseguran que Fernández nunca pidió a Cavero que dimitiera, aunque esta renuncia dejaba sin una de sus armas arrojadizas a su rival, Hilario Alfaro. Es más, el actual presidente de CEIM siempre ha defendido su labor, que ha calificado de “magnífica, muy competente y profesional”.

De esta forma, la propia Cavero no cerraba la puerta a seguir en la organización empresarial madrileña después incluso de dimitir. Así en el comunicado en el que se hizo pública su renuncia, la esposa de González concluía ofreciendo todo su apoyo a Arturo Fernández, “en los retos y acontecimientos que CEIM debe abordar en los próximos meses” en referencia a la candidatura y posible nuevo proyecto de Gobierno del líder patronal tras las elecciones del lunes.

En la lista de Fernández presentada el viernes también está incluido el presidente de Unipyme, Guillermo Marcos, quien el lunes pasado surgió como posible tercer candidato a la presidencia de CEIM, y que finalmente no ha presentado lista propia. Esto ha sido interpretado por el equipo de Alfaro como una estrategia más para restarle votos.