La limpieza del insecto aumenta un 95%
La chinche de la cama ‘se instala’ en España

La chinche de la cama ‘se instala’ en España

El cambio climático, la globalización y la falta de mantenimiento por la crisis hacen que aparezcan nuevas plagas que afectan a la salud.

Las chinches se asocian en España a la pobreza y a la miseria de otras épocas, como algo de la posguerra. Siempre ha habido en zonas marginales y en la ganadería, pero ahora la plaga se ha extendido a las casas corrientes. Es un problema cada vez más frecuente”. Lo explica Javier Lucientes, profesor de Patología Animal de la Universidad de Zaragoza. Aunque no solo estos insectos reaparecen, con el peligro que conllevan para la salud: mosquito tigre, cucarachas, legionela, mosca negra... toman un preocupante protagonismo.

La Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (Anecpla) advierte de la facilidad que tienen las plagas para viajar gracias a los transportes y a sobrevivir en lugares más cálidos debido al calentamiento global. “España no está al margen de esta realidad, que afecta por igual a países desarrollados y subdesarrollados. La falta de medidas de control en el embalaje y transporte de mercancías y el desarrollo de rutas comerciales y turísticas, con países con medidas higiénico-sanitarias menos estrictas, han propiciado la aparición de nuevas plagas susceptibles de provocar situaciones de riesgo para la salud humana y medioambiental”, recoge en un informe.

Las cifras

Las especies para las que más servicios prestan las empresas son los roedores (87,1%), las chinches de la cama (70,3%) y la cucaracha germánica (65,35%). Las limpiezas de chinches han aumentado un 95% en los últimos cinco años y es la primera plaga en hoteles.

El caso más llamativo es el de la conocida como chinche de la cama. “Se han extendido en los últimos años por todo el país. Aunque no somos los únicos afectados. Es un problema también en Europa y EE UU. En nuestro caso se introdujo por el Camino de Santiago”, puntualiza el profesor. Este insecto salta en hoteles a maletas y ropa y viaja con los turistas en sus traslados. “De la pobreza ha pasado a gente con alto poder adquisitivo que viaja frecuentemente”, señala. Al llegar a los domicilios se refugia en escondites, como los conductos del cableado eléctrico, y ataca a las personas mientras duermen. “Aquí no hemos detectado que sean vectores de enfermedades, pero sí causan muchas molestias por las picaduras y reacciones alérgicas”, advierte. Este insecto es bastante complicado de matar por sus escondidos refugios durante el día y normalmente requiere de la participación de empresas de fumigación.

Imagen de la chinche de la cama
Imagen de la chinche de la cama

El profesor de la Universidad de Zaragoza confirma que hay más plagas en España, transmisoras de enfermedades, que han aparecido por el cambio climático y la globalización, aunque asegura que no hay que ser alarmistas. Un insecto que se beneficia de las temperaturas más cálidas es la mosca negra. “Hay un resurgir importante y ya ha afectado a ciudades como Lérida, Gerona y la costa del Mediterráneo. En Zaragoza hace dos años se colapsaron los servicios de urgencias, con 20.000 casos en dos semanas, de personas que presentaban reacciones alérgicas muy fuertes provocadas por la saliva de la mosca negra”, relata Lucientes. Proveniente de zonas montañosas, las cada vez menos frecuentes heladas y los inviernos más cortos provocan que la plaga esté colonizando nuevas áreas urbanas.

Otro caso del que se ha hablado en los últimos años, también beneficiado por el cambio climático, es el del mosquito tigre, con vida desde mayo hasta octubre y que ya afecta a casi todo el arco mediterráneo, desde el norte hasta Murcia. Se introdujo en España a través de vehículos y ha pasado a las islas Baleares mediante los ferries. En Europa ya ha provocado brotes de dengue y de malaria. En España se produjo un caso, que se controló, pero en países como Grecia sigue en expansión.

En Zaragoza, las urgencias se colapsaron en 15 días con 20.000 casos de picaduras de mosca negra

“La Organización Mundial de la Salud ya ha alertado de los problemas de plagas que pueden provocar alergias”, confirma Milagros Fernández de Lezeta, directora general de Anecpla. “Hay especies invasivas, como el mosquito tigre y otras, que estaban erradicadas como el caso de las chinches”, destaca. Además, el profesor de la Universidad de Zaragoza recuerda que a nivel veterinario, la enfermedad de la leishmaniosis (causada por un parásito) se ha transmitido a nuevas zonas en el país, una patología que se puede contagiar a los humanos.

Desde Anecpla se advierte del crecimiento, debido a la crisis, de otras plagas más comunes en España (igualmente transmisoras de enfermedades): las de cucarachas y ratas. “Hay un aumento de las especies porque se ha recortado en los servicios preventivos y hay numerosos solares abandonados. Ahora los ayuntamientos y las empresas nos llaman cuando ya hay una plaga. Nosotros somos conscientes de que hay más cucarachas y ratas”, confirma la directora general de la patronal.

“Los clientes han reducido en mantenimiento y limpieza por problemas económicos. Esto puede suponer mayores problemas de salud pública”, avisa. Otro de los problemas que pueden surgir son los brotes de legionela, que afectan sobre todo a ancianos y personas inmunodeprimidas, si no hay un mantenimiento adecuado de los equipos de aire acondicionado y duchas, ya que esta bacteria sobrevive en aguas contaminadas y se transmite por inhalación.