Breakingviews

Inditex merece estar de moda

El bajo crecimiento de los beneficios de Inditex y cambios en los tipos de cambio han hecho saltar las alarmas entre sus inversores. Pero el alentador comienzo de 2014 muestra el modelo de negocio se mantiene intacto.

Las acciones del grupo propietario de Zara han caído un 11% este año, frente a un mercado español al alza, ya que los analistas redujeron sus estimaciones de beneficios para tener en cuenta el debilitamiento de las monedas emergentes. Estas predicciones se cumplieron en gran medida. Inditex también se embarcó en una gran remodelación de sus tiendas insignia, lo que perjudico las ventas al tener que cerrar los locales entre tres y cuatro meses. Así que ayer, Inditex informó de que su Ebitda se había quedado plano por primera vez desde que salió a bolsa.

Sin embargo, hay razones para ser optimistas. Los resultados muestran unos márgenes brutos que se mantuvieron en el cuarto trimestre, frente la pequeña caída registrada por su rival Hennes & Mauritz. El ágil modelo de distribución de Inditex, que le permite cambiar los diseños más rápido y evitar muchas rebajas, le da una ventaja competitiva sostenible frente a rivales. Inditex lanzará pronto la venta online en 27 mercados, frente a los 13 en los que tiene previsto hacerlo H&M.

Los resultados muestran unos márgenes brutos que se mantuvieron en el cuarto trimestre

Los ingresos se están recuperando. Inditex registró un esperanzador crecimiento del 12% en sus ventas en las primeras seis semanas del año financiero. España, donde todavía se producen un 20% de las ventas, está en vías de recuperación. La profundización de la recuperación en Europa, dos tercios de sus ingresos, puede ayudar a contrarrestar los cambios de divisas en otros lugares. La renovación de las tiendas está prácticamente terminada e Inditex tiene previsto crecer su espacio de venta a ritmos de años pasados.

Todo esto significa que Inditex podría generar un crecimiento anual de dos dígitos en sus beneficios para los próximos cinco años, calcula Bernstein. Un impulso del 10% al dividendo sugiere que la dirección confía en las ganancias futuras. El valor se recuperó ayer un 4,8%. Dada la fuerte trayectoria de Inditex, la tendencia alcista podría continuar.