Latinoamérica

El asesor que Martinelli, Maduro y Rouseff comparten

Martinelli y Maduro, en una cita en Caracas, en junio del año pasado.
Martinelli y Maduro, en una cita en Caracas, en junio del año pasado.

Los gobiernos de Panamá y Venezuela, enfrentados por la tensión política en Caracas y por una millonaria deuda venezolana con la zona libre panameña de 1.000 millones de dólares (719 millones de euros), han llevado sus líos al terreno electoral. El mandatario Ricardo Martinelli le reclama a Nicolás Maduro "sacar sus manos" del torneo presidencial de su país, el 4 de mayo próximo, y para el cual el líder venezolano ha dicho que apoya al PRD, un partido opositor de centroizquierda.

Martinelli (a quien Maduro cuestionó su postura "proimperialista" en la crisis que los venezolanos viven desde enero y con quien cortó relaciones diplomáticas y económicas) ha usado el apoyo venezolano al PRD para distanciarse ideológicamente de la izquierda latinoamericana y dejar constancia de sus dudas sobre el modelo chavista. Aunque contradictoriamente hay algo que los acerca mucho: el estratega político brasileño João Santana, bautizado en la región como el "fabricante" de presidentes", y asesor de ambos en materia publicitaria. 

Santana es reconocido como uno de los estrategas del expresidente Luiz Inácio Lula Da Silva y consejero de la primera campaña de Dilma Rouseff, ambos del brasileño Partido de los Trabajadores. También como el que llevó aun enfermo a Hugo Chávez al poder, en 2012, y quien luego asesoró al chavismo en las elecciones en las que Maduro se hizo presidente. Tras la victoria venezolana emigró a Panamá, a ser consejero publicitario de Martinelli, un empresario de derechas, y de su partido, Cambio Democrático (CD).

Santana y las elecciones en Panamá

En la ciudad de Panamá las fuentes políticas especulan sobre cómo llegó Santana hasta el gobierno, pero la mayoría lo ligan con la multinacional brasileña Odebretch, la constructora que más obras ha hecho para el Estado en el último quinquenio (4.285 millones de dólares), entre ellos la primera línea del metro, el proyecto más ambicioso de Martinelli. Argumentan que Odebretch ha trabajado en Venezuela (metro de Caracas) y Perú (centrales energéticas en la selva de ese país) en los gobiernos a los que Santana también asesoró.

El diario en Internet Estrella Digital incluso lo ubicó como un riesgo para la española Sacyr, cuando en plena crisis por falta de liquidez en Panamá, la administración del Canal analizaba rescindirle el contrato de ampliación: con su nivel de participación en las obras estatales, planteó la publiación, Odebretch "es el nombre de la gran amenaza para Sacyr".

Desde el año pasado Santana ha duplicado su trabajo en Panamá. Ahora es uno de los estrategas del candidato presidencial oficialista José Domingo Arias, un ex ministro de Martinelli. Está encargado de romper el paradigma que supone la reelección de un partido en Panamá, que desde 1989, tras la caída de la dictadura de Manuel Antonio Noriega, ha optado por la alternancia partidista.

Aunque el partido y el gobierno se han confesado opuestos a la izquierda, han adoptado las fórmulas y propuestas que aplicó el consultor brasileño con Rafael Correa en Ecuador y con la campaña de Mauricio Funes en El Salvador. Las piezas publicitarias de un ciego que decía ver los cambios de Correa y, por ende, apoyaba su reelección; o el discurso sensible que generó la administración de Funes con un proyecto de "ciudad mujer".

En Panamá el PRD ha preferido desatenderse del enredo económico y político que se ha desatado al calor de las diferencias entre Martinelli y Maduro.